Dormir la siesta en el trabajo para rendir más

Tomarse un recreo para descansar y, mejor aún, dormir una breve siesta puede incrementar un 30% el rendimiento de los trabajadores; la noticia no pasó desapercibida y la Siesta en el trabajo es tendencia en grandes organizaciones del Primer Mundo.

energypod1_48.jpg

Que el sueño es reparador y, sobre todo cuando podemos hacerlo al mediodía, luego de almorzar, no es ninguna novedad; prueba de ello es la cantidad de países y culturas que recogen la tradición del descanso siestero y reservan casi una hora a reponer las energías consumidos durante la mañana.

Los beneficios de una siesta no sólo se reflejan en la salud de las personas, la ciencia ha podido demostrar que las razones para permitir algunos minutos de descanso con sueño son altamente beneficios para incrementar la productividad de los trabajadores que pasan una jornada completa de casi 10 horas dentro de una oficina. Así, la siesta ha pasado de ser una tradición antigua y esencialmente hispana a convertirse en tendencia mundial, con sus principales adeptos en países desarrollados como Estados Unidos, Japón y Francia.

En EEUU y en Japón ya son varias las compañías de primera línea que acondicionaron lugares especiales para que los trabajadores tengan una “siesta reparadora” antes de volver a sus funciones laborales.

Es que esta nueva tendencia se basa en estudios científicos que han aportado un dato revelador: “20 o 30 minutos de siesta son suficientes para reponer energías y mejorar el rendimiento durante el resto del día”; por ello, las empresas que buscan asegurarse resultados, se han inquietado con poner en práctica la sugerencia.

Y los estudios no son una tendencia Naif; resulta que los trastornos del sueño son, después de la enfermedad, la principal causa en la baja del rendimiento productivo de los trabajadores en todos los niveles de una empresa.

23457213.jpg Desde el operario al gerente, la gente duerme menos por la noche y, en contrapartida, trabaja más tiempo; ello conlleva a que las horas que debieran destinarse al sueño, se usen para el entretenimiento y la dispersión familiar, restando horas de sueño reparador que se traducen en cansancio físico, baja de rendimiento productivo, accidentes de tránsito, obesidad y hasta violencia escolar y laboral. Las personas están más nerviosas porque están cansadas, y la única manera de reparar el déficit de sueño nocturno es con una siesta para recuperar energías y arrancar la tarde renovado.

Si tomamos como caso testigo el de Estados Unidos, allí el 34% de los trabajadores tiene permiso para salir del trabajo y tener un recreo para descansar, mientras que el 16% de la masa laboral dispone de instalaciones acondicionadas dentro de su lugar de trabajo para poder tener una siesta reparadora.

japanese-salary-man.jpgEn tanto, en España existen lugares que hacen tendencia y ofrecen un almuerzo ejecutivo seguido de una siesta de 20 minutos por tan sólo 30 euros, con cuya tarifa, además, el cliente se hará acreedor de una sesión de masajes relajantes para ayudar a conciliar el sueño.

Otro ejemplo lo constituye Francia, donde el Ministerio de Salud decidió promover la siesta para solucionar los trastornos del sueño nocturno de que se quejan el 54% de los franceses. Es en este país donde ya se invierten cifras millonarias para implementar un programa destinado a fomentar la práctica de la siesta dentro del trabajo, con espacios acondicionados en las empresas para tal fin.

Tal es así que la tendencia llegó al piso 24 del Empire State de Nueva Cork donde se instaló un salón especialmente preparado para “conciliar “el sueño del poder”; allí, con el pago de 14 dólares se accede a 24 minutos de reparadora siesta.

Los resultados son notorios, los empleados que practican la siesta mejoran su memoria y capacidad de aprendizaje; además, su humor se vio mejorado y, en conjunción, se logró determinar que las personas son 30% más productivas.

Pero una siesta reparadora no implica 2 o 3 horas de descanso o receso en el trabajo; de hecho, si durmiéramos tanto luego del almuerzo, el efecto no sería tan beneficioso y, por el contrario, costaría recuperarse del aturdimiento de tantas horas de sueño.

Según un estudio de la Universidad de Harvard, el tiempo exacto que el hombre necesita para mejorar su rendimiento y desempeño, sobre todo en tareas que requieren del uso de la buena memoria es de 45 minutos. Esta siesta de ¾ de hora no sólo mejorará el desempeño laboral, también traerá beneficios a la salud. Se logró establecer que quienes duermen siesta tienen 30% menos de probabilidades de morir por trastornos cardíacos.

Pero, ¿Cómo lograr un sueño reparador en corto tiempo y, más aún, en el trabajo?

La siesta es una costumbre, si no la tienes, puede llevar algún tiempo adquirirla, pero al fin y al cabo terminarás necesitándola y disfrutándola luego del almuerzo. Para hincarte en la sana costumbre de dormir la siesta dispón de entre 15 y 30 minutos para el relax, aunque no consigas conciliar el sueño, apagar el teléfono móvil y cerrar as cortinas te permitirán descansar y relajar el cuerpo y la mente. Si concilias el sueño, es importante que el mismo no se prolongue más allá de los 30 minutos.

pd_stress_070508_ms.jpg

El momento ideal para dormir la siesta es enseguida del almuerzo, haber comido nos ayudará a conciliar el sueño luego de haber trabajado toda la mañana. Una siesta es reparadora siempre y cuando la hagas antes de las 5 de la tarde, de lo contrario sólo conseguir robar horas de sueño a la noche, momento en que te encontrarás lúcido por haber descansado durante la tarde. Al despertar de una siesta concédete entre 5 y 10 minutos para retomar tus labores, así lograrás superar el aturdimiento y sentirte renovado. Si en la oficina donde te empleas no existen instalaciones adecuadas donde puedas recostarte, y siempre que tus superiores estén de acuerdo, puedes hacer una mini siesta de pocos minutos en tu lugar de trabajo.

sueno.jpg

Según el doctor Olaf Lahl de la Universidad de Dusseldorf, Alemania, una siesta de 6 minutos basta para mejorar nuestra memoria, con lo cual el periodo de siesta reparadora puede verse disminuido y adecuado para conseguirlo en un sillón cómodo, con un almohadón para sostener la cabeza.

El Dr Lahl realizó un estudio en que daba a voluntarios una lista de 30 palabras que debían memorizar, y la retención de las mismas sería evaluada 1 hora después; algunos de los voluntarios durmieron una breve siesta mientras que la otra parte permaneció despierta, luego del lapso de descanso, los investigadores solicitaron la lista de palabras que debían ser memorizadas y encontraron que la mejor performance de memorización la tenían quienes habían descansado.

A partir de este estudio es que el Dr Lahl sostiene que el sueño breve es muy beneficioso para la fijación de la memoria y que posiblemente el quedarse dormido dispara una serie de procesos en la memoria que se sostienen aún cuando la persona haya despertado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...