Cómo convertir el trabajo que tienes en el trabajo que quieres

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que un ejercicio que llamamos “la artesanía de trabajo” puede ser una poderosa herramienta para darle nuevas energías y volver a imaginar tu vida laboral

Según una reciente encuesta de 5.000 hogares de Estados Unidos por The Conference Board, sólo el 45% de los encuestados dicen que están satisfechos con sus trabajos -por debajo del 60% en 1987, el primer año se realizó la encuesta-.

Si estás en esta situación, y el cambio de roles o las empresas es poco realista, dada la difícil situación económica, ¿qué puedes hacer? Un creciente cuerpo de investigación sugiere que un ejercicio que llamamos “la artesanía de trabajo” puede ser una poderosa herramienta para darle nuevas energías y volver a imaginar tu vida laboral.

Se trata de la redefinición de tu trabajo para incorporar tus motivaciones, fortalezas y pasiones.

El ejercicio te pide que visualices el trabajo, asignes tus elementos, y reorganices como mejor te conviene. De esta manera, puedes poner un toque personal en la forma de ver y hacer tu trabajo, y obtendrás un mayor sentido de control en el trabajo.


Este ejercicio implica evaluar y luego alterar uno o más de los siguientes aspectos fundamentales de trabajo.

Diagramas de tu trabajo

En primer lugar, mira la composición actual de tu trabajo. En tu “Diagrama del Antes” debes detallar las tareas que comprende tu trabajo, con grandes cuadros que representan las largas y tediosas tareas y tareas más pequeñas a las que dedicas menos tiempo.

Este diagrama te ayudará a ver claramente dónde estás gastando más tiempo y, probablemente descubras que la mayoría de las horas semanales se van en esas tareas rutinarias que hacen tu trabajo aburrido. En contrapartida, las tareas propias de tu profesión, aquellas que quisieras desarrollar, de seguro están en pequeños recuadros de pocas horas semanales.

Una vez que tienes este diagrama crítico de tu trabajo, es hora de ponerse en acción para transformar esas jornadas laborales tediosas y poco productivas para tu carrera en el trabajo que realmente quieres.

El “Diagrama del Después”
Un nuevo diagrama con las tareas que te gustaría desarrollar y con la cantidad de tiempo que crees necesario dedicarle o el tiempo que quieres emplear en ellas porque son actividades que te gratifican, servirá como el plan visual para tu futuro.

En el nuevo diagrama, es necesario dar lugar a las motivaciones, fortalezas y pasiones profesionales, de manera que, a la hora de asignar las tareas “deseables” puedas notar claramente el equilibrio y cuánto tu nuevo plan se ajusta a tus inquietudes profesionales.

Fotografía:  Victor1558 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...