Cómo aplicar la inteligencia emocional en el trabajo

Descubre cómo influye la inteligencia emocional en la productividad laboral

La inteligencia emocional, aunque todavía en España no cuente con el suficiente reconocimiento, poco a poco comienza a tener cada vez mayor importancia a nivel global. Es más, algunos estudios señalan que es uno de los factores clave en el ámbito laboral. Ya hay algunos países como Malta o Reino Unido que se han percatado de ello, de modo que han comenzado a impartir la inteligencia emocional como una asignatura obligatoria en los colegios.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Se denomina inteligencia emocional a la capacidad para gestionar las emociones de manera consciente, lo cual puede resultar beneficioso para mejorar la productividad en el trabajo. Una vez la persona es capaz de identificar sus emociones, debe buscar cuál es su origen y descubrir qué es lo que provoca esos sentimientos.

David Goleman, autor del libro “Inteligencia Emocional” fue quien popularizó esta idea. Tal y como él mismo señala, la inteligencia únicamente representa el 20% del éxito en el ámbito laboral. El 80% restante corresponde a la inteligencia emocional.

La relación entre la inteligencia emocional y el trabajo

David Bejarano, coach de vida y negocios e instructor best-seller en Udemy, señala que la inteligencia emocional tiene un gran impacto en la calidad de vida de las personas. Y es que, trabajar con ella tiene efectos muy positivos en todos los ámbitos de la vida, incluido el laboral.

Se trata por tanto de una capacidad muy importante. Más allá de la gestión del estrés o de los conflictos que puedan darse en el lugar de trabajo, la inteligencia emocional será una de las habilidades más valoradas en 2020. Así lo determina el Informe de Futuro del Empleo realizado por el Foro Económico Mundial.

La inteligencia emocional tiene una relación directa con otras habilidades y capacidades como el liderazgo, la felicidad y la salud. Ayuda a observar las situaciones de manera objetiva, permitiendo así detectar tanto amenazas como oportunidades de forma clara. De este modo, resulta más sencillo dirigir las acciones oportunas.

David Bejarano explica que las emociones tienen una gran influencia sobre las actitudes y comportamientos durante el proceso de toma de decisiones. Además, la inteligencia emocional permite un mejor manejo de los conflictos, superando retos y construyendo relaciones sólidas.

Hay habilidades sociales que inciden directamente sobre la inteligencia emocional: autoconciencia, automotivación, empatía y autorregulación. La base del éxito se apoya en el trabajo en equipo y la escucha activa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...