Así debes gestionar conversaciones complejas en el trabajo

Las conversaciones siempre deben darse en el trabajo y más esas que suelen ser un poco complicadas

Asi debes crear conversaciones dificiles en tu oficina

Muchas veces sostener conversaciones complejas en el trabajo resulta difícil, ya que una de las partes debe tomar una decisión y que puede afectar de cualquier manera a otra persona. No importa en qué posición te encuentres, siempre es imperativo que sepas manejar la situación y mantener bajo control tus reacciones, ya que por lo general se trata de hablar sobre el desempeño de alguien.

¿Cómo funcionan las conversaciones complejas en el trabajo?

Por lo general, las conversaciones complejas en un escenario laboral plantean una situación, tema o condición especifica en la que usualmente se contradecirá a la postura o expectativa de una persona, lo que suele originar la vulnerabilidad de alguien que no anticipó dicho encuentro.

En el trabajo, son comunes las conversaciones complejas, tanto entre jefes o coordinadores con sus empleados, como entre los mismos trabajadores, cada vez que surge una situación inesperada, comprometedora o cuando se plantea un objetivo que parece no concretarse.

De allí que muchas veces sean necesarias, pues en ocasiones de sostener conversaciones complejas, depende la obtención de resultados o el logro de una meta concreta; muy a pesar que puedan aparecer emociones fuertes o desacuerdos que distancien a los involucrados.

¿Qué hacer antes de sostenerlas?

Como ante cualquier otra circunstancia de la vida, prepararse es importante, por ello debes anticiparte a las situaciones y practicar lo que dirás:

Cuando te preparas para conversaciones difíciles, debes estar consciente del objetivo a lograr: que esperas lograr, que debes comunicar, puedes tener más, pero estos suelen ser los mas comunes y estableciéndolos, puedes tener el norte de la conversación y saber hacia dónde quieres dirigir a tu interlocutor. Cuando tienes claro lo que quieres conseguir es más sencillo preparar tus argumentos, mantenerte enfocado y sentirte confiado.

Por otra parte, debes identificar cuales son las actitudes y cometarios que podría hacer la otra persona, de este modo te haces una idea de sus posibles reacciones y respuestas; por supuesto esto es posible cuando ya conoces a la persona.

No dejes de responder las preguntas que puedan hacerte, prepárate para responder cualquier duda o emitir opiniones sinceras, son escenarios a los que seguramente puedes enfrentarte.

También es importante que verbalices, no únicamente pienses que dirás, de este modo te aseguras que tus palabras expresen lo que tú quieres: tu intención, tu tranquilidad, tu lenguaje corporal, el volumen de voz, este ultimo es imprescindible ya que puede hacer que la persona perciba mejor o peor lo que digas, sin importar que sea.

¿Qué hacer durante conversaciones complejas?               

Según la reacción de tu interlocutor, una conversación puede terminar de muchas formas, por eso debes tener en consideración varios aspectos:

1) A lo que vinimos

Aunque hay quienes prefieren romper el hielo con trivialidades, o divagar un poco mientras se llega al punto que motiva la conversación para “hallar” las palabras adecuadas, no hay como empezar estableciendo el motivo de la charla. Sea una mala noticia, un llamado de atención, indagar sobre algo, expresar tu preocupación ante un tema, sea lo que sea, sé directo y comienza estableciendo tu objetivo, clara y asertivamente.

2) Crea feedback

Lleva bien la conversación, en un clima tranquilo y de forma pausada, de este modo ambos se mantienen en calma y comprende el punto de vista de cada uno. Estando las dos personas con sus emociones bajo control, pueden entenderse, negociar o solucionar algún problema.

3) Emociones fuera

Conversaciones complejas sin emociones de por medio, no existen. Sin embargo, quien dará la información más importante debe basar su punto de vista en hechos, en las acciones o conductas que complementen lo que desea expresar y sin emitir percepciones muy personales. Mientras estés tranquilo, aunque la otra persona se altere, podrás mantener el control.

Permite a la otra persona canalizar la situación o la información que le des, no evadas sus reacciones, pero tampoco te adelantes si aun no ha comprendido del todo el mensaje que quieres darle, hazle entender tus motivos e indúcele a mantener la calma.

¿Cómo cerrar conversaciones complejas?

Aunque te hayas esforzado por tener una buena conversación, si haces un mal cierre, de nada habrá servido, ya que será lo último que recordará nuestro interlocutor al salir de la reunión, por tanto, debes tener en consideración ciertos aspectos:

El mejor momento para dar fin

No sabes que actitud pueda tomar la otra persona (tristeza, frustración, ira, entre otras), pero sea cual se debe emerger durante la conversación, mucho antes que decidas darla por finalizada.  Esto no quiere decir que debas esperar a que termine de llorar o de alterarse, solo nota un momento en que tome una pausa o hazle tomar unos minutos para que se calme y cerrar la conversación, de este modo evitas que pueda ocasionar una escena de mal gusto frente a otros trabajadores.

  • Sea cual sea el motivo de la conversación, asegúrate de negociar, llegar a una solución que beneficie ambas partes, un compromiso, o acordar determinadas acciones que beneficie tanto a ti como a la otra persona.
  • No cambie drásticamente la conversación, discute todos los puntos que apuntes en agenda, abordarlos todos antes de cerrar.
  • No es recomendable cerrar con bromas o chistes para intentar mejor la situación, ya que esto quita importancia a la discusión y te resta puntos como profesional.

Ya que sabes todo esto, tenlo en cuenta la próxima vez.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...