Test de Rorschach: Análisis de personalidad con manchas de tinta

Quien realiza el test de Rorschach es invitado a responder sobre qué imágenes encuentra en las manchas que serán exhibidas de a una y en orden determinado, permitiendo al profesional conocer rasgos de la personalidad del sujeto, incluso las más ocultas.

Los Test de Personalidad estudian los componentes afectivos de una persona y se utilizan para realizar una evaluación cuantitativa de los procesos psíquicos que participan en la organización de la personalidad. Existen diversos tipos de Test y cuestionarios que pueden emplearse, uno de ellos es el Test de Rorschach, un test proyectivo basado en el concepto de proyección que permite evaluar las diferentes interpretaciones ante un estímulo. Otro tipo de test proyectivo es el test h-t-p.

Este test fue desarrollado por el psiquiatra suizo Hermann Rorschach (1884-1922) mientras cursaba sus estudios de medicina y realizaba prácticas en hospitales donde comenzó a experimentar con una adaptación de un juego de niños que, básicamente consistió en 10 láminas de manchas simétricas de tinta (negras, rojas o de varios colores) sobre un fondo blanco de tamaño estándar.

Rorschach complementó sus estudios de medicina con el Psicoanálisis, desde su trabajo en la clínica psiquiátrica de Zurích (bajo la dirección de Bleuer), publicando una serie de artículos relacionados con las alucinaciones, simbolismos sexuales, sobre la pintura y dibujos en un esquizofrénico.

Fueron sus trabajos en los internados de Rusia (Krukowo), Waldau (Berna) y Herisau (Apenzell) los que le permitieron profundizar sus conocimientos sobre psicopatología y clínica de las enfermedades mentales utilizando técnicas proyectivas con sus pacientes.

El test de Rorschach se puede aplicar a los niños pero considerando sus limitaciones verbales para expresar lo que ven en esas diez láminas con manchas de tinta que serán interpretadas por un profesional basándose en presupuestos psicodinámicos (procesos primario y secundario, nivel de organización libidinal, mecanismos de defensa del yo, etc.).


Quien realiza el test es invitado a responder sobre qué imágenes encuentra en las manchas que serán exhibidas de a una y en orden especial. En un primer nivel se analizan las respuestas globales en relación a los detalles, importancia de los detalles blancos, calidad de los determinantes formales, respuestas cinestésicas y de color (definen la resonancia íntima: extrovertido, introvertido, ambigüo o coartado) y respuestas totales por lámina. En el segundo nivel se analizan la naturaleza de los procesos psíquicos que articulan el nivel perceptivo con el imaginativo.

Dado que este test es una técnica poyectiva de psicodiagnóstico, se utiliza frecuentemente para evaluar la personalidad que surge espontáneamente al momento de reconocer una figura entre las manchas de tinta que son sumamente ambiguas y desestructuradas. Es en el proceso de reconocimiento que el psicólogo pide al sujeto en evaluación que de sentido a esas manchas, respuestas que ayudarán al profesional a establecer o contrastar una hipótesis acerca del sujeto en evaluación.

Dado que las vagas figuras de las manchas son ampliamente sugerentes, este test es utilizado en el campo jurídico forense para detectar trastornos psicológicos en delincuentes.

Como en todo test psicológico no sólo las respuestas que da el sujeto son importantes sino que además se tienen en cuenta muchos otros factores para el análisis y diagnóstico profesional. Estos componentes hacen mucho más difícil la posibilidad de engañar al entrevistador para desviar el perfil que obtendrá.

Test de Rorschach

Algunos de los criterios usados para evaluar las respuestas son:

Tiempo de latencia; e refiere al tiempo que demora el individuo en darla primera respuesta a cada lámina que le es presentada.

• Posición. Cómo lo ve respecto de la posición de la lámina: si rota la lámina para encontrar una figura, si la analiza desde su posición original o qué ángulo de rotación elige.

• Localización. Dónde ve lo que detalla; puede tratarse de la mancha completa, fijarse sólo en un detalle o en un espacio en blanco.

• Forma. Cómo es la calidad de lo percibido: rica en detalles, forma bien definida, forma vaga.
• Movimiento. Si lo percibido parece estar en movimiento o siendo movido por alguna fuerza o, por el contrario se trata de una figura estática.

• Color. Si hace referencia al color de la imagen que identifica.

• Categoría. Puede ver una forma humana, animal, objeto o sus derivados. Otras categorías suelen considerarse aparte, tales como paisajes o respuestas de carácter sexual.

El test de Rorschach es muy popular y no sólo lo vemos en las películas sino que, probablemente, lo hemos realizado en alguna entrevista laboral, consulta psicológica o determinadas evaluaciones de admisión como las que realizan los postulantes a integrar el cuerpo de policía, militares y otros, donde es importante conocer la personalidad del sujeto.

Actualmente el Test de Rorschach se puede realizar utilizando un software para la fácil implementación del mismo en un pre-laboral o un psico-diagnóstico no muy comprometido.

El software llamado Siglaror contiene una base de datos con más de 23 mil interpretaciones distintas, localizadas y codificadas con frecuencia estadísticas sobre una muestra representativa de la población adulta normal, pero el mismo no puede sustituir al profesional, sino ayudarle.

El software es capaz de analizar las similitudes con una eficacia bastante alta pero es imposible que contemple los dos restantes planos del análisis que resultan dos dimensiones muy importantes, pues, como dice Alicia Passalacqua, presidenta de la Asociación Argentina de Psicodiagnóstico de Rorschach respecto de la visualización de un murciélago en la lámina de la mancha negra, “Tiene que haber una correspondencia con la forma del murciélago en la realidad; con cómo se fijó esa forma en la memoria del sujeto; y, finalmente con la forma de la mancha. Si hay correspondencia de las tres dimensiones, hay buena calidad formal”.

Saber qué se ve y por qué se ve eso y no otra cosa que puede ser más obvia o esperable es fundamental, casi tanto como la asociación de colores, pues cada color tiene un componente importante en la conformación de las figuras: el rojo está relacionado a la agresividad y los impulsos más primitivos vinculados a una reacción fisiológica. Las manchas con colores pasteles aluden a cuestiones afectivas y las negras atienden a la parte más profunda de la personalidad.

Sin duda la aplicación de este test tiene múltiples usos y es por ello que resulta tan común y popular su práctica; no sólo permite inferir la personalidad del sujeto evaluado sino sus componentes emotivos, su inteligencia, creatividad, inclinación sexual, la capacidad de relacionarse con otras personas y, como hemos mencionado, sus características psicopatológicas.

Fuente: Ceril, Wikipedia, Diario Clarín

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...