Teoría Institucional del arte (1ra version)

George Dickie se ha centrado a lo largo de su carrera en el estudio de la estética y el arte del siglo XIX. En 1974 publica el libro Art and the Aesthetics: an institutional analysis, en el cual propone la teoría institucional del arte donde una obra de arte es arte a causa de la posición que ocupa dentro de una práctica cultural.

George Dickie es un importante filósofo cuya teoría institucional del arte ha sido discutida desde todos los puntos de vista. Según él, las teorías tradicionales del arte ubican las obras de arte dentro de redes de relaciones enfocadas estrechamente y de manera simple. La teoría de la imitación, por ejemplo, sitúa la obra de arte en una red de tres lugares entre el artista y el tema; y, la teoría de la expresión, ubica la obra en una red de dos lugares, el artista y la obra. Dickie sostiene que las obras de arte son artefactos: “un objeto hecho por el hombre, específicamente, con miras a su uso posterior”. No necesita ser un objeto físico, un poema, por ejemplo, no es un objeto físico, pero es, no obstante, un artefacto. Más aún, cosas como performances o danzas improvisadas son, además, hechas por el hombre siendo por consiguiente, artefactos.

Dickie presentó una primera versión de su teoría, declarando que una obra de arte, en sentido clasificatorio, es un artefacto, una serie de aspecto que le han sido conferidos por sus status de candidato para la apreciación dado por alguna persona o personas actuando en nombre de algunas institución social (el mundo del arte). Apreciación es algo semejante a “experimentaando las cualidades de una cosa, uno las encuentra meritorias o estimables”.

Betsy arte

Foto: tackytreasures

El otorgamiento de título de caballero por parte del rey, o un juez que declara a una pareja marido y mujer, son ejemplos en los que la acción de una persona en nombre de una institución (el Estado) confiere status legal. El otorgamiento del grado de Doctor a alguien por una universidad confiere un status no legal.



Así como una o dos personas pueden adquirir el status dentro del sistema legal o no legal, un artefacto puede adquirir el status de candidato para la apreciación dentro del sistema cultual llamado mundo del arte. La colocación de un artefacto en un museo de arte como parte de una muestra o una actuación de teatro son signos seguros de que el status ha sido conferido.
Se requiere un número de personas para constituir la institución cultural del mundo del arte, pero sólo se requiere de una persona para actuar en nombre de o como un agente del mundo del arte y conferir el status de candidato para la apreciación. El status es adquirido por el tratamiento singular que hace una persona de un artefacto como candidato para la apreciación. Habitualmente, es conferido por el artista que crea el artefacto. Muchas obras de arte nunca han sido vistas por nadie, pero sin embargo son obras de arte.

Al conferir el status dentro del sistema legal se hace dentro de los procedimientos y las líneas de la autoridad que están explícitamente definidos e incorporados dentro de la ley. En el mundo del arte estos procedimientos y líneas de autoridad no están codificadas y el mundo del arte mantiene sus negocios en el nivel de las prácticas habituales. A pesar de todo, existe una práctica y ésta define una institución cultural. Semejante institución no necesita tener una construcción establecida formalmente, funcionarios y estatutos para existir y tener la capacidad de conferir status. Algunas instituciones son formales y otras son informales.

La teoría institucional formula preguntas: si Duchamp puede convertir un urinario, una pala de nieve o un perchero de sombreros en obras de arte, ¿los objetos naturales, como la madera de deriva, no pueden convertirse en obras de arte? Semejantes objetos pueden si alguien, de entre un número de cosas, las hace obras de arte. Para que algo sea una obra de arte, en el sentido clasificatorio, no es preciso que tenga algún valor real. Los objetos naturales que se vuelven obras de arte, en el modo en el que lo estamos tratando, son artifactualizados sin el uso de herramientas; la artifactualidad está conferida al objeto, más que al trabajo sobre él. La artifactualidad se logra por haber sido trabajados, de alguna manera, manualmente. Así, de acuerdo con la primera versión, la artifactualidad puede ser realizada de dos maneras diferentes: por haber sido trabajada y por haber sido conferido. En el caso de los ready-mades de Duchamp, como Fuente, un artefacto sanitario tiene conferida la artifactualidad artística y es un doble artefacto.

Marcel Duchamp
La Fuente (1917)

Foto: wikipedia

Dos clases de cosas distintas pueden, supuestamente, ser conferidas: la artifactualidad y la candidatura para la apreciación. La cuestión de si las pinturas de Betsy, el chimpancé del Zoológico de Baltimore, son o no son arte, depende de que es lo que se hace con este. Todo depende de la puesta institucional.
La artifactualidad es una condición necesaria de la creatividad. ¿Cómo puede haber una instancia de creatividad sin que se produzca algún artefacto de alguna clase? La primera versión de la teoría institucional del arte pareciera decir: “una obra de arte es un objeto del que alguien ha dicho, ‘Bautizo a este objeto como una obra de arte’”. Esto no significa que llegar a ser una obra de arte sea un asunto simple. Que algo sea arte tiene como trasfondo la complejidad bizantina del mundo del arte. Por ejemplo, una acusación puede haber sido impropiamente presentada y la persona procesada no debería ser, en realidad, acusada. Pero, nada semejante parece posible en el caso del arte, lo que refleja las diferencias entre el mundo del arte y las instituciones legales. Es sistema legal trata con cuestionen de graves consecuencias personales; el mundo del arte también, pero son de una clase diferente.

En el conceder status a un objeto, uno asume una cierta clase de responsabilidad por el objeto en su nuevo status. Presentando una candidatura para la apreciación nos enfrentamos siempre a la posibilidad de que nadie lo apreciará y a que la persona que hizo la concesión pierda consecuentemente prestigio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...