¿Quiénes se formaron en el extranjero obtienen mejores empleos?

La experiencia en el extranjero es un punto muy valorado por las empresas nacionales, quienes ven en estos profesionales ciertos valores que quienes no han emigrado no poseen. Sin embargo, ¿es tan fácil encontrar un empleo tras una experiencia formativa o laboral en el extranjero?

airplane with graduation hat flying above world map, study abroad

Las dificultades de acceso al mercado laboral o las malas condiciones laborales han hecho que muchos profesionales se hayan planteado emigrar a otros países para conseguir un empleo, aprovechando los beneficios de la globalización laboral. En España y otros tantos países europeos se ha experimentado una ‘fuga de talentos’, en la que trabajadores con una buena preparación han decidido acceder a otros mercados de trabajo en busca de mejores oportunidades.

Con una dura percepción del mercado laboral nacional y de las dificultades de acceder al primer empleo tras los estudios, muchos jóvenes consideran la posibilidad de hacer las maletas y trabajar en su profesión en un país diferente. Un primer paso en esa dirección que hacen muchos jóvenes consiste en aplicar a una beca Erasmus, participar en voluntariados internacionales o buscar programas de prácticas en el extranjero.

Asimismo, las ofertas de empleo disponibles apuntan a que cada vez más empresas buscan a profesionales que hayan contado con experiencias en el extranjero, bien sea en su época de formación o como profesionales en activo. Este requisito cada vez más habitual para postularse como candidato a un puesto de trabajo también cuenta con el interés de estudiantes y trabajadores. Pero, ¿Quiénes trabajan en el extranjero y regresan obtienen mejores empleos?

Los trabajadores que se reincorporan al mercado laboral nacional tras una temporada en el extranjero suelen iniciar una búsqueda activa de empleo, pero necesitan un promedio de 6 meses para encontrar una nueva oportunidad laboral. Aunque se trata de un período largo, su búsqueda es más sencilla que otros candidatos sin experiencia internacional en el currículo vitae, ya que estos perfiles suelen pasar un año o más antes de tener un puesto que se ajuste a su capacitación.

Existen dos puntos que ofrecen esta ventaja a quienes han pasado una temporada formativa o laboral en el extranjero. En primer lugar, vivir en un país extranjero hace que estos profesionales dominen una segunda lengua que les permite crecer y los convierte en un valor activo para las empresas. En segundo lugar, la interacción con otras culturas distintas puede aportar puntos de vista enriquecedores a la persona; algo que en una empresa sirve para dinamizar el trabajo y adaptarse al nivel de otras compañías más competitivas en el sector.

Imagen: © Faithie

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...