Nuevas formas de seguir aprendiendo una vez terminada la universidad

El aprendizaje es algo que no termina una vez obtenida la titulación universitaria, ni algo que exija haber pasado por las aulas de estas instituciones. Gracias a Internet podemos acceder a muchas formas gratuitas o económicas de seguir aprendiendo como profesionales o personas.

aprender

Las carreras universitarias son uno de los estudios de mayor prestigio, una vía formativa en la que sólo acceden los estudiantes más preparados y con mayor inclinación por aprender cosas nuevas. A pesar de las quejas de la baja adecuación de los universitarios a las demandas del mercado laboral, lo cierto es que las universidades ofrece una buena formación en un gran número de ámbitos aunque presenten ciertas limitaciones.

Una vez terminada la carrera y siendo conscientes de las carencias formativas, de conocimientos o habilidades para ser un profesional de éxito; muchos estudiantes ven necesario continuar el proceso de aprendizaje. Algunas veces es necesario realizar un máster universitario que permita especializar aún más los conocimientos, aunque en muchos otros casos sólo se requiere de una enseñanza más simple para continuar aprendiendo.

La red es una plataforma de conocimiento inagotable, una herramienta con la que lograrás mejorar y crecer como profesional de tu sector o a nivel personal. No creas que la titulación en la universidad marca el fin de tus años de aprendizaje, sino que es un cruce de caminos que marcará la dirección que tomen tus siguientes pasos académicos. Si sigues interesado o necesitas aprender cosas nuevas para crecer como profesional o como persona, dispones de varias alternativas:

1. La lectura

Los libros son una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vida, pues son una fuente de conocimientos y experiencias que quedan al alcance de cualquiera. Las personas que acostumbran leer diariamente tienen mejores habilidades de escritura, expresión oral o mayor soltura para hablar que aquellos individuos que no abren ni un solo libro al año. En una época en la que la comunicación eficiente es básica y muy buscada por las empresas, dedicar algo de tiempo a la lectura es aún más beneficioso.

Aunque seas una persona ocupada que no puede ni leer una novela de camino al trabajo o a casa, siempre puedes decantarte por los periódicos o las revistas de diversa índole. Asimismo, el dinero no debe ser un impedimento para que puedas acceder a este placer que te hará aprender más, ya que dispones de una extensa red de bibliotecas públicas en las que encontrar los libros que quieres y necesitas.

2. Los Cursos MOOC

Las universidades de todo el mundo lanzan cada mes una amplia variedad de cursos online para mejorar la formación de todo tipo de perfiles profesionales, mayormente dirigidos a titulados universitarios que quieran profundizar o reciclar sus conocimientos. Lo que antes eran clases presenciales o costosos cursos por correspondencia ahora se han convertido en cursos MOOC, lecciones que puedes realizar desde el ordenador de tu hogar con un coste gratuito o muy reducido.

En la red dispones de una amplia variedad de cursos online con materias muy específicas, siendo fácil encontrar aquel MOOC que más se adecue a tus necesidades formativas. Existen muchas plataformas de cursos online entre los que destacan Coursea, MiríadaX, EdX o Actívate, siendo las ‘sites’ favoritas en las que las universidades e instituciones de más prestigio del mundo cuelgan sus cursos. Ya no hay excusas para aprender: son gratis, los haces desde tu casa y con tus horarios.

3. Seguir a los mejores

Las redes sociales nos permiten seguir a los famosos o a nuestras personalidades favoritas, a más de a familiares y amigos. En vez de dedicar parte de tu ocio a conocer el nuevo modelito de esa famosa y ver cómo chuta la pelota el futbolista de moda, puedes invertir este tiempo en las redes al enterarte de los avances de gente interesante y culta, que te ayuden a aumentar tus conocimientos, mejorar tu visión del mundo y crecer como persona.
Estos famosos intelectuales suelen publicar los libros, películas y obras de teatro a las que asisten; enlazan con noticias de interés para ellos o su sector de trabajo y abren debates en las redes. Otra de las opciones es escuchar podcasts o mirar charlas TED de diferentes temas te servirá para aprender cosas nuevas sobre nuevos campos así como profundizar los conocimientos de tu sector de trabajo.

4. Consumir cultura de cualquier clase y región

Las producciones culturales como películas, series de televisión o programas informativos pueden ser un método igualmente válido para aprender idiomas o nuevos conocimientos. En la actualidad dispones de una buena oferta de programas que mezclan entretenimiento con información, historia o denuncia social con los que aprender e interesarte por nuevos ámbitos como muestra nuestro listado de 10 películas históricas para aprender.

Gracias a Internet puedes acceder a la cultura de otros países que jamás llegarán a nuestras pantallas, lo cual puede enriquecerte como persona. Asimismo, puedes darle una vuelta de tuerca a esta idea y convertirte en un productor de cultura. Desarrollar actividades como un blog, escribir un libro o participar en una entidad cultural de tu localidad te pondrán en contacto con nuevas experiencias y conocimientos, algo que te beneficiará en el ámbito intelectual y personal.

Imagen: Wokandapix

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...