Modelo de carta solicitando el reingreso para terminar los estudios universitarios

Una vez fuera de la universidad, cuesta lograr la readmisión, y a menudo se requiere para ello una carta en la que se exponga el motivo por el cual se dejaron a un lado los estudios, incumpliendo la normativa de permanencia o de conducta de la universidad.

Universidad de Oviedo

Hay muchos motivos que pueden conllevar la expulsión de una institución universitaria, y algunos escapan a nuestra voluntad. En un lugar tan grande las personas se convierten en números y las normas son iguales para todos, sin excepciones. Una vez fuera de la universidad, cuesta lograr la readmisión, y a menudo se requiere para ello una carta en la que se exponga el motivo por el cual se dejaron a un lado los estudios, incumpliendo la normativa de permanencia o de conducta de la universidad.

Si ese es tu caso, es posible que busques alguna referencia en la red. Esta carta es un documento muy valioso para lograr el reingreso; el primer paso para conseguir como mínimo una entrevista personal o la oportunidad de dar una exposición más clara de motivos. Para lograr este objetivo, quienes se planteen cómo hacer una carta de reingreso a la universidad deben tener en cuenta los siguientes consejos:

  • ¿La universidad ofrece pautas a los estudiantes -o exestudiantes- en estos casos? Infórmate. Puedes llamar a la gestión del centro para preguntar, o bien enviar un e-mail colectivo a excompañeros en busca de alguien que haya pasado por la misma situación. Evidentemente, si existen pautas para la elaboración de la carta, o si alguien puede facilitarte un modelo que le sirviera en su día, síguelo a rajatabla. En caso contrario, busca si esta universidad requiere de la elaboración de una carta de admisión para nuevos estudiantes. Las pautas para redactar este documento te darán una pista de lo que valora la institución para admitir a un alumno.


  • Aporta pruebas: Puede que el motivo de tu abandono fuera laboral, de salud o familiar. Muchos de estos supuestos comportan documentación que puede ser aportada como prueba de la veracidad de lo que cuentas. Un certificado médico o un contrato laboral son el mejor ejemplo. En la carta debe constar la posibilidad de presentar estos documentos si el consejo de admisión lo requiere, nunca adjuntarse directamente.
  • Se breve, conciso y destaca tu interés por regresar a la institución. En ese sentido, tu carta debe los puntos siguientes:
  • Una introducción en la que consten tus datos personales y académicos básicos. Nombre, apellidos, documento de identidad, lugar de residencia y número o código de estudiante si el abandono es reciente.
  • Un segundo párrafo en el que se describa el motivo del abandono.
  • Un tercer párrafo en el que se exponga el deseo de retomar los estudios, el motivo de la solicitud y un firme compromiso de cumplir con todos los requisitos que exige la institución académica a sus estudiantes. Tanto académicos como económicos. Si el problema del abandono fue de dinero y ahora se quiere demostrar la capacidad de asumir el gasto, también se pueden aportar documentos que lo acrediten.

El secreto de una carta de reingreso exitosa es volcar en ella todos nuestros deseos de volver a la universidad. Si se redacta con ese objetivo es más fácil que de resultado, aunque nunca hay garantías de ello. En cualquier caso, ¡mucha suerte!

Foto: Dlombardia en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...