Las 6 reglas obligatorias de la motivación profesional

La motivación profesional puede ser un impulso incontrolable que te lleve a dar el más alto nivel en tu empresa

Las 6 reglas obligatorias de la motivacion profesional

La actitud es elemental en todos los aspectos de la vida, aún más cuando está relacionado con el ámbito profesional. Resulta indispensable que, sin importar las circunstancias del entorno, hagas lo que debes y lo que tienes previsto hacer, es por ello que reforzar tus emociones y pensamientos resulta necesario para adquirir motivación profesional y ser exitoso en lo que sea que te desempeñes.

Conoce aquí las reglas de la “haztitud” una caja de herramientas indispensable para momentos de estrés laboral, cuando estás en situación de paro o has perdido la pasión o el amor por lo que haces. Nunca es tarde para comenzar, encaminar tu vida profesional y asumirla asertivamente.

Los secretos para reforzar tu motivación profesional

No importa cuánto tiempo tengas trabajando, tener una vida profesional bien encaminada y en sano equilibrio con otros aspectos de tu vida es fundamental, ya que la idea no es destacar en el campo laboral, sino cumplir en cada aspecto que se presente para que la motivación profesional no flaquee.

1 – Profesionales con valores

Lo idóneo es que dividas el tiempo para trabajar y para mantener tus vínculos familiares y sociales, ya que ambos son muy necesarios. Dependiendo de tus circunstancias y prioridades, bien puedes pasar más tiempo con tu familia o puedes dejar a una pareja que no apoye tus emprendimientos o que no apoye tus sueños profesionales. Este es un aspecto básico, pues tus emociones pueden fluctuar con tu desempeño profesional, de allí la importancia de no descuidar las relaciones humanas.

De hecho, hay empresas que incentivan el bienestar de sus trabajadores y otorgan ciertas facilidades o beneficios para reforzar su tiempo de familiar y de esparcimiento, pues saben el valor y el papel fundamental que juegan las emociones en el aumento de su productividad. De igual forma, reevalúa tus decisiones y dale el mismo valor a tu trabajo y a tus seres queridos.

2 – La “haztitud” en su máximo nivel

Si notas algo malo en ti o en otra persona, no pidas ni busques cambios, incentiva con ideas que se transformen en acciones cada día a día para mejorar, pues los cambios de actitud se logran con comportamientos. Por ejemplo, las criticas no llevan a ningún lado, si algo no te gusta dale ideas a la persona de qué puede hacer para que su trabajo sea mejor, los consejos y sugerencias son mejor recibidos y por lo general aplicados, a la vez que evitas malas interpretaciones y discusiones. Si se trata de una autocrítica, ponte objetivos acordes a tus conocimientos, habilidades y capacidades.

3 – Más actividad, menos pasividad

Como en todos los aspectos de la vida, hay personas que actúan y las que esperan, claramente no pueden llevarse ambas a los extremos cuando lo idóneo es que de acuerdo a las circunstancias se tome la una o la otra, sin embargo, hay personas que se mantienen en una espera constante y al azar y otras que se involucran en tantas actividades que colapsan.

Lo idóneo es que busques salir de tu zona de confort, aprender cosas nuevas, involucrarte en nuevos proyectos, realizar planes, esforzarse, demostrar interés, te dediques a hacer bien tus actividades y despiertes tu iniciativa en lo que te guste. Cuando no alimentas tus sueños, ni te conectas con el mundo o buscas oportunidades, tu motivación profesional se estanca y por ende tu economía. Planifica y no temas a los cambios.

4 – Las oportunidades

“No hay imposibles”, es una frase trillada pero cierta, la diferencia entre las personas que logran sus objetivos y las que no, es que algunas personas esperan a que lleguen a su vida las oportunidades como hablábamos en el apartado anterior y otras personas se dedican a conocer ofertas laborales, aplicar a ellas, conocer personas, indagar, involucrarse, en fin, tienen una alta motivación profesional.

No esperes que con publicar tu CV en portales de empleo es tu única opción, haz relaciones públicas, date a conocer de una forma u otra, contacta las empresas con las cuales te gustaría trabajar e incluso potencia tu imagen en la web, comparte lo que haces y más personas conocerán tus capacidades. Por extraño que parezca, cuando usas la web a tu favor y das a conocer tu trabajo, llegan más proyectos a tu vida.

5 – ¡A experimentar!

No persigas la perfección, haz lo mejor que puedas con tus capacidades, pero plantéate metas altas más no ambiciosas, esta es una clave para aumentar tu motivación profesional ya que conquistar metas aumenta la seguridad en tí mismo. Cuando no sepas que hacer, no pienses tanto, intenta poco a poco conseguir tus objetivos.

Planifícate y da pequeños pasos en pro de lo que quieres, no porque sea fácil sino porque a medida que avanzas, vas logrando metas más grandes. Esta escalera es sumamente importante tenerla presente pues refuerza tu motivación profesional.

6 – Los hábitos y la constancia

Cuando pasas más de 30 días realizando alguna actividad, sin querer la terminas convirtiendo en un hábito. Las acciones generan cambios, por ello con realizar cotidianamente ciertas actividades, inevitablemente acabarás convirtiéndolas en parte de tu día a día. Cada meta o tarea que te propongas lograr necesita que seas constante y la apliques lo más que puedas en tu vida, de este modo, consigues cambios en cada aspecto de tu vida, lo que se traduce en una sana motivación profesional.

¡Comienza a mejorar cada ámbito de tu vida!     

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...