Las 10 lecciones para la vida que aprenderás si estudias en la universidad

La universidad es mucho más que un lugar en el que formarse para una futura carrera profesional, representa un momento de crecimiento personal y de camino hacia la madurez. Los años de estudio en la universidad te aportarán estas 10 lecciones de vida.

universitat

La universidad es una etapa que engloba mucho más que cursar unas asignaturas y aprender una serie de conocimientos académicos de cara a una futura carrera profesional. Los años de formación en la universidad constituyen un momento de crecimiento personal, en el que los individuos se descubren a sí mismos y les llegan las primeras grandes lecciones para la vida.

El contacto diario con compañeros de todos los rincones del país, conocer alumnos internacionales, los esfuerzos cotidianos por llevar al día las asignaturas, la necesidad de auto-organizarse y otros tantos aspectos propios del sistema universitario hacen que los años en la facultad sean mucho más que un simple aprendizaje académico. Y es que en la universidad se empiezan a vivir las primeras lecciones para convertirse en un adulto.

A continuación, dispones de un listado con las 10 lecciones de vida que la universidad puede enseñarte para crecer como persona y convertirte en un adulto:

  1. Perder el miedo a lo diferente: Lo más probable es que hayas vivido y estudiado en el mismo pueblo, con un grupo de amigos no muy diferentes a ti. En cambio, la universidad es un punto de encuentro de miles de jóvenes con gustos y características diferentes, con valores e historias que pueden llegar a ser hasta opuestas a las tuyas. Conocer estas personas te ayudará a valorar y aceptar las diferencias, a ser una persona mucho más tolerante que antes.
  2. Crecer como persona: Uno de los tópicos de la universidad que es cierto. Los años que pases formándote en un entorno tan diverso y multicultural como puede ser una universidad te ayudarán a cuestionarte tus propios valores y creencias. Compartir momentos con compañeros y nuevas amistades te ayudará a crecer como persona.
  3. Ser una persona organizada: La regla fundamental para superar la universidad es el orden. En la enseñanza superior no podrás pedir aplazamientos de trabajos o exámenes porque los todos los profesores se han puesto de acuerdo para elegir la misma fecha; tienes que saber organizar tu propio tiempo y avanzar tus tareas para superar cualquier imprevisto. Los años en la facultad te enseñarán a que debes saber gestionar tu tiempo para poder llegar a todo.
  4. Contra antes, mejor: Los estudiantes que dejan todo para el último momento suelen suspender, al menos, en la universidad. Aquí aprenderás que debes hacer los trabajos en cuanto te los mandan y terminarlos con margen de tiempo por si surgen nuevos quehaceres o imprevistos. Asimismo, aprenderás que terminar las tareas cuanto antes te permitirá tomar el tiempo libre que necesitas para descansar.
  5. Conocer el valor del dinero: Estudiar en la universidad implica un gasto muy elevado: matrícula, tasas universitarias, transporte, alojamiento, manutención, material… Tanto si trabajas para costearte los estudios como si cuentas con la ayuda de tus padres, los gastos de la universidad se acumulan y los imprevistos pueden surgir en el momento menos esperado. En estos años, entenderás que ahorrar puede salvarte la vida o una asignatura.
  6. Cuidar de tus cosas: Los años en la universidad te servirán para valorar lo que tienes y cuidarlo de forma adecuada, simplemente, porque no querrás malgastar tu tiempo ni dinero en reparaciones o cambios inesperados. Comprender que si maltratas tu portátil lo más probable es que debas pasar lo que queda de curso sin él o deberás renunciar a tu ocio para comprar uno nuevo te hará valorar lo que posees.
  7. Descubrir nuevas habilidades: En la universidad debes valerte por ti mismo, sobre todo si debes buscar un piso de estudiantes para residir durante el curso o necesitas compaginar trabajo y estudios. Ya no tendrás a tus padres cerca para que te saquen las castañas del fuego cuando has tenido un conflicto con un profesor o no has podido asistir a un examen por enfermedad. Durante tus años en la universidad empezarás a descubrir que tienes habilidades y capacidades para hacerte valer por ti mismo.
  8. Conocer tus puntos fuertes y débiles: Es probable que antes de entrar en la universidad no fueras consciente de tus habilidades personales que te ayudaban en tus tares diarias; al tener que hacer frente a los retos propios de los años de universidad verás cómo tus puntos fuertes resaltan, ayudándote a resolver cada inconveniente. Por el contrario, aquellos malos hábitos o dificultades saldrán a relucir mientras estudies en la universidad; algo que deberás combatir.
  9. Disfrutar del momento: Al asistir a la universidad las obligaciones aumentan: trabajos, entregas, exámenes, prácticas laborales, tareas domésticas… Con tantos aspectos a considerar, aprenderás a valorar más esos pequeños momentos de felicidad. Los ratos de ocio y las relaciones personales cobran un mayor valor debido a la escasez de tiempo libre o a la dificultad de compaginar agendas. En la universidad aprenderás que, si bien debes pensar en el futuro, tampoco debes olvidarte de disfrutar el presente.
  10. Conocerte a ti mismo: Al fin y al cabo, en los años de formación en la universidad sabrás identificar aquello que te motiva y lo que no, aquellas técnicas que te permiten ser más productivo y lo que te inclina a procrastinar. A lo largo de los semestres, verás cómo te conoces cada vez mejor.

Imagen: © SergPoznanskiy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...