La universidad no ayuda a los jóvenes a acceder al mercado laboral

Las universidades españolas preparan “poco” a sus alumnos para acceder al mercado laboral, según han señalado los propios egresados en un barómetro del CIS. Con todo, la práctica mayoría de titulados no se arrepiente de haberse formado en la universidad.

graduados

Los titulados universitarios españoles afirman que la universidad ha contribuido “poco” en la adquisición de habilidades y competencias para encontrar un empleo, en cambio, valoran que los contactos personales han sido el medio más recurrente para encontrar un puesto de trabajo. Según destaca el ‘Barómetro de Empleabilidad y Empleo de los universitarios en España, 2015’, la universidad no forma en la búsqueda de empleo.

El informe ha sido elaborado conjuntamente por CRUE, la Cátedra Unesco y la Obra Social ‘La Caixa’ sobre una muestra de 13.006 egresados universitarios –el 10% de titulados del curso 2009-2010– procedentes de 61 universidades públicas y privadas. Los titulados universitarios han afirmado sentirse “poco” preparados por la universidad a la hora de dar el salto al mercado laboral.

Sobre este punto, el director de la Cátedra Unesco de Gestión y Política Universitaria, Francisco Michavila, ha explicado que el estudio pone de manifiesto un “déficit muy grande” de las universidades. Por poner un ejemplo, Michavila ha afirmado que los centros de enseñanza superior no enseñan a sus estudiantes cosas tan básicas para empezar a buscar un empleo como hacer un currículo o preparar una entrevista de trabajo.

El catedrático ha advertido que los egresados universitarios recurren a sus amigos, familiares y conocidos para informarse de ofertas de empleo y para preparar las mismas. Se trata de un “motivo de discriminación” que va en contra de la igualdad de oportunidades por la que debería velar la universidad pública. A su juicio, el sistema universitario público desatiende a sus alumnos en materia de búsqueda de empleo, lo que da más ventaja a quienes tienen más contactos.

Si la primera vía para encontrar empleo son los contactos personales (37%), la segunda opción más frecuente para acceder a un puesto de trabajo es la autopresentación y el contacto directo con la empresa (31,3%); seguido de los portales de empleo (18,3%), que son la tercera vía más común. Más minoritario es recurrir a los servicios públicos de empleo 10,6%), las webs corporativas (7,9%), los servicios universitarios (7,4%), las redes sociales (4,6%), anuncios de prensa (3,7%), empresas de trabajo temporal (3,4%) o sindicatos (1,4%).

La sobrecualificación de los jóvenes

El informe ‘Barómetro de Empleabilidad y Empleo de los universitarios en España, 2015’ también ha valorado la trayectoria laboral de los egresados universitarios de la horquilla 2009-2010, quienes ya llevan más de 5 años en el mercado laboral. Según los datos extraídos de las encuestas, los titulados españoles disponen de un nivel de competencias de empleo más elevado del que proporciona la universidad.

Este dato apunta a que los estudiantes universitarios han hecho un esfuerzo extra para formarse y adquirir más competencias que las impartidas en las aulas de la universidad en pro de tener más oportunidades de empleo. Sin embargo, los datos muestran que el nivel de habilidades que han desarrollado los egresados es superior al de los puestos de empleo que han conseguido, lo cual supone que muchos trabajadores están sobrecualificados para su puesto.

Los egresados universitarios defienden el papel de la universidad en su preparación y el desarrollo de competencias como la capacidad de trabajar en equipo, el dominio de las habilidades propias de su titulación o la comunicación escrita. No obstante, los titulados reconocen que hay un desajuste mayor entre los requisitos que demanda el mercado laboral en sus profesiones y la formación universitaria que han recibido durante sus años de estudio.

Las principales lagunas que destacan los estudiantes son en materia de idiomas, en la capacidad de gestionar la presión y en la toma de decisiones. En opinión de los antiguos alumnos universitarios, la universidad no les ha proporcionado un buen nivel de dominio de lenguas extranjeras, así como tampoco ha fomentado en ellos actitudes propias de puestos de trabajo de responsabilidad.

La correlación entre estudios y empleo

El problema de la sobrecualificación, en opinión de Michavila, debe tratarse con “sensibilidad”; ya que los estudiantes universitarios adquieren conocimientos o habilidades por su cuenta pensando en la proyección de su carrera profesional y no sólo en el primer empleo. Así pues, para el director de la Cátedra Unesco, es “lógico” que estén sobrecualificados en sus primeros puestos de trabajo. Algo que confirma el estudio, pues tres de cada diez titulados se sienten sobrecualificados para su actual empleo.

En cuanto a la adecuación entre el puesto de trabajo alcanzado y la titulación cursada, el barómetro apunta que casi ocho de cada diez ex alumnos (77,3%) considera que su último empleo estaba “bastante” o “muy relacionado” con sus estudios. No obstante, este porcentaje depende de la rama de conocimiento de su titulación, pues el mayor ajuste se da en las ramas de Ciencias de la Salud, Ciencias e Ingeniería y Arquitectura; en cambio, los peores resultados se dan en Artes y Humanidades y Ciencias Sociales y Jurídicas.

Foto: graduados vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...