La televisión en nuestros hijos

Si bien hay programas que son muy educativos e interesantes para nuestros hijos, hay que tener cierta precaución y cuidado con lo que los niños consumen de la televisión, ya que pueden presenciar programas que no contribuye para nada en su formación. Todo lo contrario, los influye de manera negativa, pudiendo persuadirlos y a largo plazo producir efectos cognitivos.

Debemos pautar a los niños el uso de la televisión

Debemos pautar a los niños el uso de la televisión

La televisión es uno de los atractivos más importantes de los chicos y adolescentes, quienes pasan horas y horas delante de ella, disfrutando de sus programas favoritos. Así es como este aparato cuadrado es una gran influencia para ellos, pasando más tiempo con él que el tiempo que están en la escuela.

Si bien hay programas que son muy educativos e interesantes para nuestros hijos, hay que tener cierta precaución y cuidado con lo que los niños consumen de la televisión, ya que pueden presenciar programas que no contribuye para nada en su formación. Todo lo contrario, influye de manera negativa, pudiendo persuadirlos y a largo plazo producir efectos cognitivos.

Como padres debemos intentar y lograr que los pequeños, y los no tan pequeños, no pasen tanto tiempo pegados al televisor. Hay que motivar e incentivar otras actividades que suplanten dicho tiempo, tales como la lectura, el desarrollo social, actividades deportivas, juegos, etc.

Esto se debe tomar como prioridad, como así también hablar con ellos sobre lo que en la televisión se muestra. En muchas ocasiones, los niños no pueden distinguir entre la actuación y ficticio de la televisión, de la realidad. Mucho cuidado también hay que tener con los anuncios y “estereotipos” que la televisión muestra. ¿Cuántas anuncios de bebidas alcohólicas hay donde muestran que alrededor es todo diversión y alegría? ¿En cuántas publicidades y novelas vemos que las mujer ideal debe ser flaca, o con determinados atributos?

De esta forma, los “ideales de personas”, la violencia, sexualidad, alcohol y drogas, entre muchas cosas más, son temas que dominan la pantalla chica, siendo nuestros hijos los remitentes directos de estos temas. Por ello, cuidado con este masivo medio.

Interiorizándome más en la web sobre este importante tema, note que la mayoría de los especialistas coinciden en que los niños que miran mucha televisión, corren riesgos de las siguientes cosas:

-Malas notas en la escuela.
-Menos interés por la lectura y libros.
-Poca actividad deportiva.
-Propensión al sobrepeso.

Asimismo, indican que los padres pueden contribuir positivamente a que los niños saquen lo mejor de la televisión. Para ello, los mayores deben realizar las siguientes cosas:

-Mirar los programas de televisión con los hijos.
-Elegir programas adecuados para la edad y nivel de los pequeños.
-Establecer el tiempo permitido para ver televisión.
-No mirar la tele en las comidas, y apagarla en los momentos de estudio.
-Restringir los programas que los niños pueden ver.
-Prohibir aquellos que no sean apropiados.

Adicionalmente, y como he indicado, se debe conversar sobre los programas con los hijos, señalando las cosas correctas, de las cosas que no están bien. De esta manera, se empieza a concientizarlos activamente sobre temas que están a su alcance, contribuyendo a formar ideas y opiniones sobre dichos temas, de una forma correcta. Recordemos que los mensajes publicitarios y lo que los niños puedan ver de los programas o novelas, pueden ser peligrosos si no son acompañados de una adecuada información.

Hagamos que la televisión sea un medio sano y bueno para nuestros hijos. Enseñemos a usarla adecuadamente.

Foto: televisión por .j.e.n.n.y. en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...