La relación entre una mala alimentación y el cáncer

Los alimentos que ingerimos a diario son la segunda razón que provoca el cáncer. En primer lugar se encuentra el cigarrillo.

Lindsay Beyerstein

«Una alimentación incorrecta es el segundo factor de riesgo de cáncer, después del tabaco», así lo manifestó la doctora Irene Bretón, del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, en una mesa redonda organizada por el Instituto Tomás Pascual Sanz sobre antioxidantes, cáncer y envejecimiento, durante la sexta Jornada Nacional de Obesidad y Factores de Riesgo Metabólico. Así lo publicó el sitio web www.nutriguia.com.

En el artículo publicado en esta página se hace referencia a que «la alimentación influye de manera directa en la aparición de un proceso tumoral. Se sitúa como el segundo factor potencialmente evitable después del tabaco. En estimaciones de la doctora Irene Bretón, de la Unidad de Nutrición del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, «aproximadamente un 30% de los tumores tienen como base una alimentación deficiente». Esta correspondencia se hace todavía más reveladora en algunos tipos de cáncer como el de esófago, estómago y colon».Sin embargo, esta temática viene tomando espacio público desde hace ya bastante tiempo. Según www.uned.es, «ya en 1984, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos estableció que un 35% de los tumores tenían su origen o estaban relacionados con factores alimentarios. Esta cifra es comparable a la de los casos de cáncer producidos por el tabaco, contabilizados en un 30%». Es así, como de esta forma podemos descifrar que hace más de 20 años que los diferentes expertos y especialistas en la problemática han determinado que los factores alimentarios son uno de los principales factores de riesgo tumoral, en la mayoría de los casos relacionados con la influencia ambiental externa, ya sea contaminación ambiental o diferentes tipos de químicos que se utilizan en los alimentos.El Fondo Internacional para la Investigación del Cáncer junto al Instituto Americano para la Investigación del Cáncer publicaron en 1997 un informe global sobre la relación existente entre el cáncer y los alimentos ingeridos.Es bien sabida la relación entre la dieta alimentaria seguida por una persona y el cáncer. Muchos alimentos tienen propiedades antioxidantes y de prevención. La doctora Bretón destacó el papel fundamental de los antioxidantes en la prevención del cáncer.



Antioxidantes

Las frutas y las verduras contienen en mayor proporción estos elementos antioxidantes porque son ricos en vitaminas C y E, carotenoides, minerales y oligoelementos como el selenio o el zinc. Por grupos de alimentos, los que más antioxidantes aportan son los vegetales crucíferos (coliflor), las hortalizas (tomate), cítricos (limón, naranja), las uvas, el ajo, la cebolla y algunas especias como el curry, el té o la soja.La doctora Irenbe Bretón se basa en las características de los elementos mencionados arriba para aconsejar el aumento de la ingesta diaria de frutas y verduras, procurando que sean lo más variada posible. Además de limitar, por otro lado, el consumo de alcohol, de carne roja, grasas saturadas y productos ahumados, curados o preparados a altas temperaturas. Para que la prevención sea más efectiva aún es necesario incrementar el ejercicio físico y evitar el desarrollo de la obesidad. Aunque la doctora Bretón alertó que «utilizar en grandes dosis suplementos antioxidantes, en lugar de prevenir el riesgo de tumores puede favorecerlos».Este aspecto también es señalado por el informe global realizado por el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, sonde se explica que «en general, los alimentos vegetales reducen el riesgo de cáncer. Por ejemplo, las verduras reducen el riesgo de cáncer de boca y faringe, esófago, pulmón, estómago, colon y recto (convincente), laringe, páncreas, mama y vejiga (probable), hígado, ovario, endometrio, cuello del útero, próstata, tiroides y riñón (posible). De manera similar, las frutas reducen el riesgo de cáncer de boca y faringe, esófago, pulmón y estómago (convincente), laringe, páncreas, mama y vejiga (probable), ovario, endometrio, cuello del útero y tiroides (posible). Por contraste, el alcohol, la carne, las dietas grasas y la obesidad incrementan el riesgo de diversos cánceres. La carne, por ejemplo, probablemente incrementa el riesgo de cáncer colorectal, y posiblemente incrementa el riesgo de los de páncreas, mama, próstata y riñón».»Los estudios realizados sobre vegetarianos muestran que tienen una menor incidencia de cáncer en general y de varios tipos específicos, tras tomar en consideración los efectos de otros factores del estilo de vida tales como el fumar y la cantidad de ejercicio. Estos beneficios se deben no sólo a la exclusión de la carne, sino también a la inclusión de una mayor cantidad y variedad de alimentos vegetales que contienen una amplia gama de sustancias que previenen el cáncer», agrega el informe.

Recomendaciones

El equipo que realizó el informe pauto 14 recomendaciones alimentarias:

1- Elegir dietas basadas predominantemente en vegetales, ricas en diversidad de verduras y frutas, legumbres y alimentos almidonados mínimamente refinados

2- Mantener un peso corporal razonable (el índice de masa corporal, una medida de peso relativo calculada dividiendo tu peso en kilos por el cuadrado de tu altura en metros, debería estar entre 18.5 y 25 kg/m 2)

3- Dedicar una hora al día a caminar rápido o a un ejercicio similar, y también ejercitarse vigorosamente durante al menos una hora a la semana si la actividad laboral es baja o moderada

4- Comer diariamente 400-800 gramos (15-30 onzas) o cinco o más raciones de verduras y frutas variadas, durante todo el año

5- Comer diariamente 600-800 gramos (20-30 onzas) o más de siete raciones de cereales (granos), legumbres, raíces y tubérculos. Elegir alimento mínimamente procesados. Limitar el consumo de azúcar refinado

6- Limitar las bebidas alcohólicas, si no del todo, a menos de dos bebidas al día para los varones y una para las mujeres

7- Limitar el consumo de carne roja, si no del todo, a menos de 80 gramos (3 onzas) por día

8- Limitar el consumo de alimentos grasos, especialmente aquellos de origen animal

9- Limitar el consumo de alimentos salados y el uso de la sal en la cocina y en la mesa

10- Recomendaciones se refieren al almacenamiento y conservación de la comida

11- Supervisión y aplicación de límites fiables para los aditivos alimentarios, residuos de pesticidas y otros contaminantes químicos en los alimentos

12- Evitar los alimentos carbonizados

13- Evitar el uso de suplementos dietéticos que se opina que son «probablemente innecesarios, y posiblemente inútiles, para reducir el riesgo de cáncer»

14- También se recomienda a los consumidores no fumar ni mascar tabaco.Se puede pedir una copia de ‘Alimentos, Nutrición y Prevención del Cáncer: Una Perspectiva Global’ al precio especial de 35 dólares (gastos de envío incluidos) a: American Institute for Cancer Research, 1759 RStreet NW, Po Box 97167, Washington DC 20090-7167, USA (Estados Unidos).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...