La inteligencia se aprende

La inteligencia es algo con lo que se nace, pero no el la única manera de conseguirla. Ya que se ha comprobado que es posible educar al cerebro para incrementarla.

La inteligencia es un estado que puede ser alto, bajo o moderado, pero que, esencialmente, puede ser modificada, ya que no puede existir sólo un grupo selecto, por el contrario: La inteligencia puede ser enseñada.

El cerebro es un músculo que puede ser ejercitado

El cerebro es un músculo que puede ser ejercitado

Ni la predisposición genética ni el ambiente en el que se crece tienen la última palabra, si bien son influyentes. Todos los seres humanos pueden desarrollar su inteligencia si tienen ánimo de superación y ejercitan su cerebro. Existe una teoría mundial sobre la «modificabilidad estructural cognitiva«.

Actualmente se vive un proceso que se denomina revolución en las neurociencias; se sabe que muchos asuntos referidos al cerebro fueron tema de especulación durante muchos años. Si una persona puede cambiar el comportamiento, también tiene que estar ejercitando el cerebro. Entonces: el cerebro cambia.


También se conoce que tiene la cualidad de la adaptación y que probablemente sea el más plástico de los órganos. Con todos estos indicios queda claro que siempre es posible mejorar el potencial de aprendizaje
Es posible mejorar el potencial cognitivo de todos, sin importar la gravedad de su discapacidad ni sus diferencias culturales ni la edad en que comienzan. Pero, ¿Puede convertirse a un tonto en un Einstein? No, pero se puede mejorar sustancialmente la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes, elevar su nivel de funcionamiento para que estén en condiciones de hacer contribuciones significativas a su comunidad, a su sociedad.

Así es como se pueden tomar personas que sufrieron un accidente cerebrovascular (ACV) y ayudarlas a recuperar su lenguaje, sus funciones; con trabajo muy duro empiezan a redimirlas. Claro que la persona debe estar dispuesta a invertir energía, tiempo y tecnología. Se necesitan tres años de trabajo muy duro.

Antes se creía que había un período crítico y que si el cambio no había ocurrido antes de que se terminara, había muy poco por hacer. Ahora se sabe que no hay período crítico; no hay un punto en que el individuo deje de tener la posibilidad de ser modificado. Los seres humanos somos modificables a lo largo de toda la vida y siempre se puede mejorar el potencial de aprendizaje de una persona.

Para hacer esta «modificación de la inteligencia«, se identifica la naturaleza de las funciones cognitivas que deben mejorar y luego se plantean actividades muy sistemáticas, con gran repetición, con exposición intensa, de forma grupal o individual. Se basa en desarrollar una serie de tareas, de materiales; un programa. Tienen que ver con la construcción de la función cognitiva. Algunas desarrollan la percepción; otras, el lenguaje; otras, la orientación espacial.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...