La inserción laboral de colectivos excluidos

inser1.jpg

Las personas en riesgo de exclusión social o que sufren determinadas patologías o enfermedades tienen grandes dificultades para acceder al mercado laboral. En muchas ocasiones, los empresarios rechazan contratarles. Un discapacitado o una persona que tiene diagnosticada una esquizofrenia se encuentra con muchas puertas cerradas, muchos obstáculos para firmar un contrato de trabajo.

Para dar respuesta a todos estos casos, existen un gran número de organizaciones que se centran en el campo de la inserción laboral.

inser2.jpg

SURT lleva a cabo proyectos para la inserción de mujeres en situación desfavorecida en el mercado laboral. En concreto, organiza talleres de empleo ocupacionales y ofrece circuitos de orientación, específicos para cada interesada. También concede microcréditos para aquellas mujeres que quieren poner en marcha su propio negocio. La organización SURT no se olvida de la formación y abre cursos sobre ayuda a domicilio, restauración o limpieza.

ARAPDIS es un espacio de atención al enfermo mental crónico, que cuenta con una subárea de rehabilitación e integración laboral. La filosofía de esta entidad es que una persona no puede volver a estar bien si no se desarrolla en todos los ámbitos de la vida, desde el social hasta el laboral. Por eso, pone en marcha talleres escuela de aprendizaje y capacitación; centros especiales de trabajo protegido y asistido, y empresas mixtas.

En 1998 se creó en el Estado español la Federación Española de Empresas de Inserción para defender los intereses de las personas en riesgo de exclusión. En su web ofrecen un directorio de todas las empresas que forman parte. Hay desde puestos en el campo del transporte, de la mensajería o de recogida de cartón.

Foto 1: Net_efekt
Foto 2: Zooeybat

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...