La comisión para mejorar el rendimiento escolar pide limitar la repetición del curso

Repetir curso no es la solución para mejorar el rendimiento académico de los estudiantes, según ha concluido la comisión de las Cortes Valencianas encarga de mejorar el rendimiento académico y la ‘empleabilidad’ de jóvenes. En cambio, la comisión apuesta por mejorar la implicación y la motivación hacia el estudio.

rendimiento

La comisión de estudio de técnicas y actuaciones para mejorar el rendimiento escolar y las posibilidades de empleo de los jóvenes, puesta en marcha en las Cortes Valencianas, ha abogado por fomentar la motivación y la implicación de los estudiantes en su educación. Asimismo, la comisión defiende que la repetición de un curso debe realizarse solo en casos muy excepcionales, entre otras medidas barajadas.

La propuesta de dictamen de la comisión se ha elaborado después de 26 comparecientes, que han aportado estudios, experiencias y razonamientos sobre la situación del sistema educativo valenciano y la adaptación al empleo de los jóvenes. A través de los expertos, la comisión ha llegado a la conclusión que “el fracaso de un alumno es personal” y, por lo tanto, los objetivos y medidas que se tomen “deben revertir directamente” en la mejora personal e individual de cada uno de los alumnos del sistema educativo valenciano.

Así pues, el fracaso académico de los estudiantes no debe castigarse con la repetición ya que es producto de la falta de motivación e implicación de los propios jóvenes en su formación. Por ello, la comisión ha planteado 12 “desafíos” vinculados al desarrollo individual y personal de cada estudiante, que “independientemente de su nivel de riesgo”, están destinadas a encarrilar la enseñanza y al estudiante con problemas mediante unas líneas estratégicas de actuación, que abarcan medidas simultáneas.

Entre los desafíos para mejorar el sistema educativo se encuentra fomentar la motivación de los estudiantes y su implicación en las tareas escolares; dos medidas que mejoran la formación del alumnado y la calidad del sistema. En esta línea, se propone potenciar la autonomía, responsabilidad y auto exigencia personal de cada individuo; y estimular su pensamiento “crítico, riguroso y creativo” así como “lograr una maduración equilibrada de todos los aspectos de su personalidad”.

A nivel colectivo, la comisión propone fomentar la participación y protagonismo del alumnado en todos los ámbitos educativos, educar su talento, aumentar el rendimiento de aprendizaje, mejorar las puntuaciones en las pruebas externas además de comprometer al individuo en la mejora de la convivencia y el trabajo en equipo. El tiempo y el entorno fuera de la escuela también son tratados en los 12 desafíos con puntos como mejorar la calidad de ocio de los jóvenes o involucrar a la familia en sus procesos de desarrollo.

La docencia y la familia, factores de mejora

La comisión plantea en su informe mejorar la calidad de la función docente, pero apunta que este cambio debe producirse desde las facultades de Magisterio. En opinión de los miembros de la comisión de las Cortes Valencianas, se debe implicar a las facultades de Magisterio en la mejora de las escuelas, para poder disponer así de mejores profesionales.

Por último, la propuesta de dictamen de la comisión asegura que una de las líneas de actuación para la mejora de la calidad del sistema y de la formación de los estudiantes se centrará en concienciar a las familias de los alumnos “del valor de la escuela y la función docente”. Además, se apostará por fomentar la participación de padres y madres en los centros, a aumentar el nivel de exigencia y expectativas formativas sobre los hijos de acuerdo a su nivel madurativo, a convocar premios de excelencia educativa y de innovación y a convocar un pacto social por la excelencia educativa.

El plan de mejora empieza en Primaria
Los objetivos marcados por la comisión en el informe sobre los 12 desafíos del sistema educativo valenciano ya cuentan con unas líneas de actuación general. Los miembros de la comisión parlamentaria de las Cortes Valencianas proponen diversas medidas como garantizar la calidad de la educación infantil como prevención del fracaso escolar en cursos superiores o elaborar un plan de transición a primaria.

Sobre este punto, el alumnado que pasara de la etapa Infantil a la enseñanza Primaria debería recibir obligatoriamente un diagnóstico individualizado en el que se valoren los puntos fuertes y débiles de los conocimientos y habilidades del alumno. Además, en este momento se requeriría que los profesores de ambos niveles mantuvieran una comunicación fluida sobre las problemáticas de cada estudiante.

La Comisión también ha fijado sus propuestas en los enseñantes, ya que plantean incrementar las opciones de elección dentro y fuerza de las materias para poder adecuar las plantillas de profesores de los centros a las necesidades educativas de los alumnos y a los programas puestos en marcha. Con este cambio se podría conseguir adecuar el currículo educativo al desarrollo madurativo del perfil de estudiante y fomentar la interdisciplinariedad, la estimulación temprana de los alumnos y el trabajo de estos en inteligencias múltiples.

Asimismo, el dictamen de la comisión valenciana apuesta por una admisión equilibrada de los estudiantes con la finalidad de evitar la creación de guetos en los centros. Por último, se aboga por cambiar la cultura de la evaluación, de modo que no sólo se sustente en los resultados de las pruebas sino que también se valore el análisis y mejora de los procesos de aprendizaje de los estudiantes mediante nuevas herramientas de evaluación. Ligado a la evaluación, la comisión pide disminuir el número de repetición de los estudiantes, siendo esta una medida reservada para “casos muy excepcionales”.

Imagen: White77

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...