Exámenes psicométricos

Estas pruebas o tests están pensadas para detectar aquellas aptitudes o carencias del candidato que no se reflejan en un currículum y que difícilmente se perciben en la entrevista. El único secreto para resolverlas con éxito es la tranquilidad, aunque un poco de destreza tampoco nos irá mal.

En un panorama laboral en el que muchísima gente busca empleo y muy pocas empresas buscan trabajadores, las compañías se las ingenian de mil y una maneras para buscar al trabajador perfecto. Ahora lo tienen mejor que nunca para encontrarlo, pero el problema es llevar a cabo el proceso de selección idóneo para separar al grano de la paja. Como hemos destacado recientemente en el artículo Las entrevistas de trabajo están cambiando, en BuscarEmpleo.es, las pruebas o tests psicométricos son una forma de hacerlo.

El test de Rorschach, uno de los psicométricos más usados


Quizás dicho así te suene a algo muy extraño, pero seguro que has realizado alguno en tu vida. Los hay que toman un enfoque lógico- matemático, otros buscan estimular la vertiente creativa y otros simplemente evaluar tu personalidad. Sea como sea, todos ellos comparten el objetivo de sacar a relucir las aptitudes y carencias ocultas en el candidato. Aquello que no se refleja en un currículum y que pocas veces se detecta en una entrevista personal, a no ser que esté muy bien hecha o que el entrevistador sea un genio de la empatía.

Así que si alguna vez te han hecho explicar qué te inspiran manchas de tinta en un papel (Test de Rorschach), dibujar un árbol, completar secuencias de números, rellenar un test sobre tus gustos y aficiones o resolver un conflicto ficticio; felicidades, ya has hecho tu primer examen psicométrico. Y según dicen, solo hay un secreto para resolverlo: ser uno mismo. Plantearte qué es lo que esperan de ti y cuáles son las respuestas perfectas solo te pondrá en un apuro. Porque estas pruebas están pensadas para ‘pillar al mentiroso’, es decir, contemplan en sus posibles soluciones aquellas que delatan a un bienqueda. También es común que planteen una misma cuestión de varias maneras distintas, por lo que la manipulación por parte del encuestado se vuelve más complicada.

De este modo, un test psicométrico no  Porque al fin y al cabo, no hay nada más fácil. Luego a nivel personal, podemos plantearnos si esta forma de evaluar al candidato es o no acertada. En contra de los psicométricos se defiende, por ejemplo, que su dinámica se basa en principios similares. Es decir, se puede coger cierta experiencia en su resolución, y acostumbrarse a sus dinámicas y trucos tras resolver varios. Quienes quieran comprobar esta teoria, pueden resolver estos ejemplos de test psicométrico.

Y quienes lo que prefieran es tener más información sobre cómo funcionan estos exámenes, pueden hacerlo en el documento Psicometria: Tests Psicométricos, Confiabilidad y Validez, de Jaime Aliaga Tovar, y en este artículo sobre tests psicométricos y de inteligencia.

Foto: Cea. en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...