Estudios universitarios, la base para emprender

El emprendimiento es una de las salidas profesionales más comentadas en la actualidad. Si bien casi dos de cada cinco emprendedores españoles no tienen estudios superiores, formarse en la universidad ofrece muchas ventajas y herramientas a los aspirantes a emprender.

Smart successful businessman doing paperwork while drinking coffee

El emprendimiento es una de las salidas laborales favoritas de los egresados universitarios, quienes se ven forzados a competir en un mercado laboral con altas exigencias para los jóvenes y mucha competición por ocupar una vacante. Y es que las dificultades de encontrar un empleo tras la universidad o la precariedad de los puestos conseguidos tras unos años en el mercado laboral impulsan a muchos jóvenes profesionales a considerar abrir su propio negocio.

El ‘Mapa del Emprendimiento 2016’ de Spain Startup mostró que el perfil de emprendedor nacional es el de un hombre con estudios universitarios (mayoritariamente ingeniería) que financia su proyecto empresarial con fondos propios. Este análisis permitió ver que la formación es uno de los elementos que más necesita tener un emprendedor para conseguir el éxito en sus negocios; porque para emprender hay que aprender antes.

A nivel mundial, el ‘Mapa del Emprendimiento 2016’ indicó que un 97% de los emprendedores a nivel mundial cuentan con estudios universitarios, siendo aquellos profesionales del sector de la ingeniería (45%) como los más proclives a crear su propio negocio. No obstante, un reciente estudio reveló que el 36,9% de los emprendedores españoles sólo tiene estudios obligatorios, duplicando la media de la Unión Europea en esta materia.

Los directivos se presentaron como los profesionales mejor formados del ámbito del emprendimiento, pues el 80% de ellos poseía estudios superiores. En cambio, los autónomos fueron los perfiles con peores condiciones académicas para el emprendimiento, ya que sólo uno de cada tres (35%) había obtenido una titulación universitaria. Si bien parece que en España no es necesario tener estudios universitarios para emprender, lo cierto es que tener esta base académica da más herramientas para conseguir el éxito en un negocio propio.

En el caso de las mujeres, las emprendedoras españolas destacan por ser jóvenes con una alta cualificación académica. Los estudios universitarios de licenciatura o máster son habituales entre las emprendedoras españolas que ponen en marcha su propio negocio, mientras que los hombres españoles presentan estos estudios en menor medida. Así pues, estudiar es mucho más importante para ellas que para ellos a la hora de emprender un negocio.

La Universidad toma conciencia sobre el emprendimiento

El hecho de que la mayoría de los emprendedores modernos tengan formación universitaria no es motivo suficiente para afirmar que los estudios superiores son necesarios para poner en marcha un negocio propio. Sin embargo, existen buenas razones por las que sí podemos decir que haber pasado por las aulas de la universidad ofrece más herramientas para que el negocio emprendido tenga éxito.

¿Qué ofrece la universidad al futuro emprendedor? Para empezar, la posibilidad de dirigir su negocio hacia el área que más le interesa. Una opción es estudiar una carrera del mundo de los negocios para tener la base necesaria para crear una empresa propia, pero cualquier titulación puede ser propicia para iniciarse en el campo del emprendimiento si se identifica una oportunidad de negocio.

En segundo lugar, tener una titulación universitaria puede ser un plan B por si el negocio no funciona como se esperaba y se debe acceder al mercado laboral por cuenta ajena. Un profesional con estudios universitarios puede optar por desarrollar su carrera profesional en caso que el proyecto de emprendimiento falle; en caso contrario, deberá acceder a un mercado laboral en el que cada vez hay menos empleos sin cualificación.

Además, las universidades han empezado a tomar conciencia de la importancia de formar a sus estudiantes en este campo y ofrecen formación específica para aquellos alumnos interesados en emprender. Por lo tanto, puedes asistir a la universidad para formarte directamente como emprendedor, consiguiendo que tu idea de negocio quede libre de errores y fallos para que puedas poner en marcha tu empresa una vez hayas terminado la universidad.
Los perfiles de estudiantes más inquietos que hayan identificado una oportunidad de negocio y no puedan esperar a finalizar sus estudios también pueden encontrar en la universidad el apoyo práctico necesario para emprender. Algunos centros han optado por crear espacios específicos, en los cuales profesionales del sector ayudan a los estudiantes a diseñar sus proyectos de negocio, acelerar las startups creadas o poner en contacto inversores y jóvenes emprendedores.

Desde la universidad se puede acceder a los conocimientos teóricos, los espacios de trabajo para desarrollar un proyecto de negocio y los profesionales más destacados para colaborar o ayudar en la puesta en marcha de una empresa propia. No obstante, seguirá siendo tarea exclusiva de los jóvenes identificar una oportunidad de negocio; algo que no puede enseñarse en la universidad pero sí puede ayudar a fomentar al aportar conocimientos sobre una materia.

Imagen: © deagreez1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...