Estudiar enfermería en España y trabajar en el extranjero

Los enfermeros en España tienen una salida laboral bastante complicada. Por eso muchos estudiantes de enfermería, tras acabar sus estudios, parten al extranjero, principalmente a países de habla anglosajona (Gran Bretaña, Irlanda, Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda), para encontrar trabajo. Allí solamente tienen que homologar el título, saber hablar inglés, colegiarse en el organismo oficial correspondiente y buscar trabajo. Sin duda, una buena opción para aquellas personas que no saben muy bien qué hacer después de estudiar enfermería.

Los enfermeros encuentran trabajo con más facilidad en el extranjero que en España

¿Eres estudiante de enfermería y aún te preocupa dónde trabajar? No desesperes, en sitios como Gran Bretaña o Australia tu profesión está especialmente bien valorada. Las salidas que en España se dan para los enfermeros pasan por los hospitales o por las clínicas privadas. En general, los hospitales suelen necesitar personal en periodos vacacionales, como Semana Santa o verano, para realizar sustituciones. En casos esporádicos, las sustituciones se dan durante el año, para cubrir alguna baja. Por lo que entrar fijo en una plantilla de hospital es bastante difícil. En cuanto a las clínicas privadas, el trabajo que hay está mal pagado en la mayoría de los casos. Sin embargo, fuera de España la cosa cambia.

Independientemente de que sea o no vocacional, el campo de la enfermería es un terreno apasionante, en el cual muchos de los que lo recorren sienten un inmenso orgullo y una enorme felicidad a la hora de ayudar a los pacientes. Por lo que, antes de que sepas cuál es el panorama laboral en esta profesión, te animo a que si tenías en mente estudiar enfermería, sigas con tu proyecto. Son numerosas las opiniones que pintan bastante mal el trabajo al que los enfermeros pueden acceder en España. Sin embargo, existe otro tipo de opinión que asegura que aquí no falta trabajo. Aún así, y estableciendo una escala comparativa, hay que apuntar que son muchos otros países –especialmente, los de habla anglosajona– los que ofertan una serie de condiciones laborales de enfermería bastante más ventajosas que en España. Así cito los ejemplos de Irlanda, Gran Bretaña, Estados Unidos, Nueva Zelanda o Australia. De hecho, puedo contaros mi experiencia personal, pues tengo un amigo enfermero que fue a probar suerte a Brisbane (Australia) hace varios años. ¡Y vaya si encontró lo que buscaba, que aún sigue allí!


En Irlanda y Gran Bretaña el título está homologado, por lo que sólo necesitarás colegiarte en la Nurse and Midwife Council, en el caso de Gran Bretaña, o en la Nursing Board, en el caso de Irlanda. Además, en estos dos países no necesitarás visado. Lo único que sí hace falta, cosa que curiosamente años atrás no pasaba, es conocer bien el inglés. En cuanto a Estados Unidos, antes de colegiarte tendrás que realizar un examen: National Council Licensure Examination-Registered Nurse. Por último, para Australia y Nueva Zelanda, además de colegiarte en la Royal College of Nursing, Australia o en la Nursing Council of New Zeland, dependiendo del destino que escojas, deberás homologar tu título. Es preferible hacerlo en destino, ya que en España los trámites son mucho más lentos.

Foto: Pontificia Universidad Católica de Chile en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...