España, por debajo de la media en resolución de problemas de PISA

Los estudiantes españoles han destacado por sus bajas notas en las pruebas PISA de lengua, ciencias y matemáticas; pero ahora también empeoran en el apartado de resolución de problemas cotidianos. España se sitúa en el nivel 2 de seis establecidos, valiéndole la posición 23 de los 28 países de la OCDE.

Aula de informatica

Los estudiantes españoles han obtenido peores resultados en la prueba de resolución de problemas de la vida cotidiana de la última edición del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) y se sitúa en el puesto 23 de los 28 estados de la OCDE que participan en la prueba académica internacional. Los alumnos españoles han obtenido 477 puntos, 5 menos que en los test realizados en 2003, la media de los miembros de la OCDE es de 500 puntos.

Las pruebas PISA sobre competencias en lectura, matemáticas y ciencias de la edición de 2012 se dieron a conocer hace unos pocos meses; sin embargo, la OCDE ha presentado este martes los resultados del área de ‘resolución de problemas’. Esta prueba se ha realizado en formato digital y ha contado con la participación de 2.500 estudiantes españoles repartidos en 181 centros de todo el país.

Los resultados publicados por la OCDE apuntan a que los alumnos españoles tienen dificultades para aplicar sus conocimientos académicos a problemas reales, que pueden encontrarse a diario. Los estudiantes presentan problemas en las pruebas para comprar una combinación de billetes si surgen complicaciones (perder un medio de transporte, pagar una penalización, retrasos, etc); así como programar y manejar aparatos electrónicos complejos pero cotidianos (mp3, aspiradora, calefacción o aire acondicionado).

El director del informe PISA, Andreas Schleicher, ha destacado que el objetivo de esta prueba no trata en comprobar el nivel académico que han alcanzado los estudiantes sino sus habilidades para extrapolarlo de forma creativa a situaciones que pueden darse de forma cotidiana. A la vista de los resultados, los estudiantes españoles no sólo no llegan a la media en pruebas de lectura, matemáticas y ciencias; sino que son incapaces de superar problemas con aplicaciones directas en su día a día.

El objetivo no consiste en lo que los estudiantes han aprendido, sino si pueden extrapolar lo que saben y trasladarlo de forma creativa. La economía mundial no se centra solo en lo que se sabe, sino en lo que se puede hacer con lo que se tiene; la empleabilidad depende de la capacidad para aplicar lo que se ha aprendido.

Con todo, los resultados de la prueba PISA sitúan a España en el nivel 2 de los seis establecidos por la organización, obteniendo notas muy por debajo de los líderes de la enseñanza. Con todo, un estudiante español de 15 años es capaz de interpretar en un mapa de carreteras la ruta más corta cuando disponen de los datos del itinerario, pueden seleccionar de un desplegable el mejor punto de encuentro para tres personas de localizaciones diferentes, comprar el billete más barato y combinarlo con otros servicios de transporte en ciudades que desconocen.

Foto: Teacher McKinley

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...