España, a la cabeza en precios públicos por estudiar en la universidad

España se sitúa a la cabeza de los países europeos con precios públicos más elevados para estudiare en la universidad, una situación que se agrava entre los alumnos matriculados en Madrid o Cataluña.

costes

España tiene los precios medios de matrícula universitaria de grado y máster más elevados de los países de la Unión Europea y del Espacio de Educación Superior (EEES). Esta es una de las conclusiones del informe de la Federación de Enseñanza de CC.OO ‘Los precios de las matrículas universitarias’, en la que se estudia la evolución de los precios públicos del sistema universitario entre 2011 y 2016.

El documento, con datos de las estadísticas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y del último informe EURYDICE2015 de la Unión Europea, muestra que España se sitúa a la cabeza de los precios más caros para formarse en la universidad. De todos los países analizados, España tan sólo se sitúa por debajo de Holanda, Irlanda, Italia, Liechtenstein, Letonia, Lituania, Reino Unido (salvo Escocia) y Suiza; quienes tienen los sistemas más caros.

De media, el estudio de FE-CC.OO señala que un alumno matriculado en el sistema universitario español paga unos 1.100 euros para cursar un grado universitario, mientras que los alemanes no superan los 50 euros por año académico o los noruegos no deben pagar nada por sus estudios. La misma situación se repite en la matrícula de másteres universitarios, que en España cuestan unos 2.020 euros por curso y en Alemania unos 50 euros.

No obstante, estos precios no son los mismos para todo el estado y en el informe se advierte que los alumnos matriculados en universidades de Madrid y Cataluña son quienes pagan los precios públicos más caros por formarse. Estas comunidades autónomas, que concentran uno de cada tres estudiantes españoles, se situarían en quinta posición en la comparativa internacional; por debajo de Letonia, Lituania y Reino Unido.

Los datos muestran que España es uno de los países con tasas académicas más caras para formarse en la universidad, una situación que se agrava en aquellos matriculados en Cataluña o Madrid. El secretario general de FE-CC.OO, Francisco García, ha explicado que este elevado precio se le añade un sistema de becas y ayudas públicas al estudio “débil”, lo que se convierte en “una combinación mortal” para los alumnos del sistema universitario público español.

España es de los países analizados con las tasas más caras y con un sistema de becas y ayudas débil, lo que supone una combinación mortal

Los estudiantes españoles también son de los que menos ayudas o reducciones del precio de matrícula pueden beneficiarse. El informe señala que España se sitúa en el decimotercer puesto en cuanto a grados y decimoséptimo en másteres en cuanto al número de alumnos que deben abonar el importe total de la matrícula; es decir, aquellos que no se benefician de ninguna exención por parte de la administración.

Un sistema de becas débil

El estudio ‘Los precios de las matrículas universitarias’ de FE-CC.OO apunta que España se sitúa en el puesto 22 de 37 países europeos en cuanto al importe medio de las becas. No obstante, los responsables del informe apuntan que debería colocarse en la posición 14 si se tiene en cuenta el número de estudiantes que cumple con todos los requisitos académicos y económicos para acceder a una beca universitaria o una ayuda del estado; lo cual demuestra que no todos los alumnos que lo necesitan reciben una beca.

Esta situación junto con los datos hechos públicos por el Ministerio de Educación pone de manifiesto el dramático impacto negativo de la crisis y cómo está creciendo la desigualdad social.

La crisis ha tenido un impacto negativo en la sociedad española y también entre los estudiantes universitarios; mostrando un crecimiento de la desigualdad social ya que aumenta el número de personas que cumplen los requisitos para acceder a una beca. Sin embargo, la cuantía recibida por los estudiantes se ha reducido desde que se modificaron los criterios en el curso 2011-2012; de modo que aunque haya más beneficiarios, las cuantías son menores o no suficientes.

En su informe, el sindicato también analiza los beneficios fiscales por cada hijo universitario y el acceso a préstamos, a los que el sindicato se opone, o a otras ayudas para las familias. Sobre este punto, tan solo cuatro de 37 países no cuentan con ninguno de estos sistemas: España, Bosnia, Croacia y Rumanía. Así pues, mientras que las familias de otros países europeos tienen ayudas fiscales por tener a sus hijos formándose en la universidad, los españoles deben cargar con todo el coste de su educación superior.

Los datos son demoledores en términos de cohesión social y ponen de manifiesto la fragilidad de nuestro sistema universitario. [El coste de la educación universitaria supone un] importante sacrificio para las familias.

Encarecimiento de precios con el sistema ‘3+2’

Los responsables del informe advierten que si se tiene en cuenta el importe medio de matrícula y el porcentaje de alumnos que deben abonar esta cuantía total; tanto en la modalidad ‘4+1’ (4 años de grado y 1 de máster) como en el sistema ‘3+2’ que presenta Bolonia, España se situaría en el noveno puesto. Es más, el sistema 4+1 tiene un coste de 6.460 euros para los estudiantes y el modelo 3+2 unos 7.730 euros de media.

La adopción del sistema de grados de tres años y másteres de dos supondría, tal como está ahora planteado, un encarecimiento del 15% del precio de los estudios universitarios. Una cantidad que “no es irrelevante”, ha subrayado García, “sobre todo, teniendo en cuenta que las tasas han sufrido un incremento muy duro durante la crisis”.

Aumento desigual entre comunidades autónomas

Los precios públicos medios por estudiar en la universidad en España son de 1.100 euros para los grados y de 2.020 euros para cursar un máster; pero los estudiantes pueden pagar más o menos por su matriculación en función de la comunidad autónoma en la que realice estos estudios. El informe revela que el incremento de las tasas universitaria desde el real decreto de recortes educativos de 2012 ha sido desigual.

El real decreto permitió el aumento de hasta el 25% en las tasas de las primeras matrículas de grados universitarios, lo cual permitió que el precio medio de los grados desde el curso 2011-2012 hasta el 2015-2016 se haya encarecido en un 32% en lugar del 20% que sostiene el Ministerio de Educación. Según los datos del sindicato, los alumnos han pasado de pagar 920 euros de media en 2011 a 1.099,7 euros en 2015.

Este incremento de precios también se ha producido en los estudios de máster, que según el sindicato se ha concretado en un aumento del 75% en el transcurso de cuatro cursos académicos; mientras que el Ministerio de Educación defiende que ha sido un encarecimiento del 21,5% (de 1.555 euros a 2.347 euros de media).

Sin embargo, estos son datos de media en España y es que algunos estudiantes deben pagar precios todavía más caros por formarse en la universidad. Este curso, Cataluña es la comunidad autónoma con la matrícula universitaria más cara (2.011 euros), seguida de la Comunidad de Madrid (1.638 euros), Castilla y León (1.400 euros) o la Comunidad Valenciana (1.223 euros). En cambio, Galicia tiene los precios de grado más baratos con unos 713 euros de media.

La evolución de los precios desde el decreto de 2012 también es distinta en función de la comunidad autónoma; pues en Cataluña casi se ha duplicado el precio medio de los grados universitarios; pues en el curso 2011-2012 los estudiantes universitarios catalanes debían pagar unos 1.206 euros y ahora abonan 2.011 euros de media. En Madrid los precios eran de 1.095 euros en 2011-2012 a los 1.638 euros actuales; y en Castilla-León pasaron de 774 a 1.400 euros por curso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...