¿Empresas con jefes o con trabajadores más independientes?

Años atrás era inconcebible la idea de que una empresa prescinda de jefes y otorgue mayores libertades a sus trabajadores. Sin embargo, el tiempo ha pasado y muchos cambios se produjeron, generando una nueva forma y mentalidad laboral, donde los trabajadores del conocimiento ocupan un importante lugar. Y con este cambio, el tema pasa por cómo gestionar a estos nuevos trabajadores: ¿Necesitan jefes? ¿Qué tipo de jefes es adecuado para los trabajadores del conocimiento? ¿O los jefes son innecesarios y cada trabajador puede ser responsable de sus propios objetivos?

Los nuevos tiempos requieren de jefes distintos que motiven e incentiven

Años atrás era inconcebible la idea de que una empresa prescinda de jefes y otorgue mayores libertades a sus trabajadores. Sin embargo, el tiempo ha pasado y muchos cambios se produjeron, generando una nueva forma y mentalidad laboral.

El conocido dicho de Henry Ford, “necesito un par de manos, pero siempre vienen con una cabeza”, ya queda fuera de marco en el nuevo contexto laboral, salvo pocas excepciones, ya que debemos señalar que aún quedan algunas empresas o pymes que se manejan con los viejos modelos económicos.

Pero generalmente, los nuevos tiempos dieron lugar a los trabajadores del conocimiento, donde la “cabeza” es un importante valor. Y con este cambio, el tema pasa por cómo gestionar a estos nuevos trabajadores: ¿Necesitan jefes? ¿Qué tipo de jefes es adecuado para los trabajadores del conocimiento? ¿O los jefes son innecesarios y cada trabajador puede ser responsable de sus propios objetivos?


Está claro que a estos nuevos trabajadores no los puede liderar cualquier jefe. Son necesarios nuevos líderes que sepan motivar, crear climas adecuados y que confíen en sus trabajadores dándoles mayores libertades. Ya no hacen falta los jefes que sólo se ocupan de controlar lo que realizan los empleados. Todo lo contrario, más que supervisión se necesita alguien que los guíe y aporte los elementos necesarios para que cada empleado pueda potenciar sus capacidades.

Incluso este brusco cambio en los roles de los jefes queda evidenciado con la preocupación que demuestran los empleados sobre ellos. Muchos son los trabajadores y profesionales que cuando están por ingresar a una nueva empresa preguntan sobre cómo es el jefe, ya que no están dispuestos a trabajar con alguien que solo de órdenes.

Así, podemos inclinarnos a afirmar que las empresas necesitan de nuevos líderes. No es necesaria la existencia de muchos jefes, sino de pocos y buenos líderes que guíen a los trabajadores del conocimiento, los cuales son trabajadores que no necesitan de una supervisión constante. Al contrario, este tipo de trabajadores puede desempeñarse muy bien con mayores libertades y responsabilidades, siendo en parte trabajadores y jefes de ellos mismos.

En este contexto, Jesús Vega, escritor y conferenciante, menciona que “evolucionamos hacia un mundo profesional con menos jefes. La gran responsabilidad de los líderes es poner en marcha entornos en los que las cosas se hagan ‘en unión de otros’. Deben ser transmisores culturales y motivadores que muestren el camino, pero no es necesario que lo hagan. Antes las empresas reproducían los esquemas padres-hijos, pero ahora vivimos en un mundo más adulto en el que la figura del jefe no va a ser tan importante“.

Fuente: Expansión y propia

Foto: Office work de  Office Now en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...