El síndrome de Asperger

El síndrome de Asperger es un tipo de trastornos del desarrollo. El síndrome forma parte de un amplio grupo de desórdenes autísticos cuyas características principales se han documentado y explicado por Lorna Wing y Gold. El nombre fue utilizado por primera vez por Lorna Wing en 1981.

El síndrome de Asperger es un tipo de trastorno del desarrollo. El síndrome forma parte de un amplio grupo de desórdenes autísticos cuyas características principales se han documentado y explicado por Lorna Wing y Gold. El nombre fue utilizado por primera vez por Lorna Wing en 1981. El nombre hace honor al psiquiatra y pediatra Hans Asperger, austriaco que siguió de cerca este síndrome aunque sus esfuerzos no se le reconocieron mundialmente hasta la década de 1990. El trastorno es recogido por primera vez en el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en 1994.

La primera descripción del síndrome de Asperger, realizada por el mismo Hans Asperger, fue aquella en la que se dio cuenta de la semejanza existente entre los niños afectados y sus padres. A partir de aquel momento trascendental, se ha vinculado estrechamente la característica genética del síndrome aunque los mecanismos básicos de cómo surgen siguen siendo desconocidos..

Se ha especulado con los datos y con la documentación analizada hasta el momento, que el síndrome sea de condición poligénica. Esta condición se da en la posesión de los alelos menos favorecidos de un conjunto de genes funcionalmente relacionados. Lo más probable, es que lo genes relacionados con el síndrome, son aquellos encargados de la neurotransmisión monoaminérgica en la región prefrontal y/o las proteínas de “andamiaje sináptico”.



El principal rasgo que define a una persona con síndrome de Asperger (SA) la ausencia de la empatía, es decir son personas no empáticas.
Una personas sana, sin el síndrome de Asperger es capaz de reconocer los estados de emoción de otras personas, basándose en aquellos datos que le facilita el entorno o el lenguaje corporal de con quien se comunica. Esta, como se ha calificado, “ceguera emocional”, puede significar, que en los casos de afección mas severa, la persona con SA, le sea imposible identificar el significado de una sonrisa o en otros casos similares, no desarrollar ninguna reacción a la gesticulación facial, corporal o de otro tipo. Sin embargo, es frecuente que se den sonrisas espontáneas e personas con SA. Al mismo tiempo, este síndrome provoca que quien lo padece no tenga la posibilidad de interpretar aquellos “mensajes” ocultos dentro de la conversación normal de una persona sin SA.

Por otro lado, hay que destacar que el síndrome de Asperger afecta de forma variable a las personas. Es decir, algunos afectados pueden tener un cierto nivel de normalidad en sus habilidades de comprensión e interpretación de las señales no verbales mientras que otros pueden tener menos e incluso no tenerlas.

En las personas con SA, es común que no les guste el contacto ocular y que tiendan a evitarlo lo que a su vez puede llevar a una mayor dificultad para interpretar las emociones de otros y en como las interpretan. En el síndrome de Asperger, es muy característico que el cerebro se centre intensamente en temas concretos, llevando esto a indicar que dicho cerebro posee una cualidad especial, al igual que sucede con ciertos niños autistas que son, a menudo, calificados como superdotados.

Una persona afectada, puede estar obsesionado con un tema concreto, por ejemplo los perros, mientras que otro puede tener una cierta propensión a interesarse por los gastos o por cosas tan diferentes como la construcción de maquetas. Existen, sin embargo, intereses comunes que se dan entre pacientes como son los medios de transporte, es especial los trenes y los modernos equipos electrónicos como los ordenadores.
Se ha especulado en que este interés por estos objetos, puede ser característico de los aspectos de la lógica y causa-efecto de algunos de estos ámbitos por los que más comúnmente se interesan.

El Síndrome de Asperger posee un aspecto bastante controvertido que se deja notar en especial en la comunidad de personas diagnosticadas y auto-diagnosticadas Asperger así como en la comunidad de padres de niños diagnosticados como tal. A pesar de que muchos adultos diagnosticados con AS sostienes que este “No se trata de una enfermedad”, es considerada como tal por la Organización Mundial de la Salud.

Muchos de los afectados mantienen que no son enfermedades, desórdenes o síndromes, sino una forma de ser. A esta afirmación la respalda el hecho de que las personas con Asperger tienen similar expectativa de vida a las personas sanas o neurotípicas.

Por otro lado los psicólogos han tenido dificultades en averiguar cuales son las causas, modelos y formas de tratamientos para estas supuestas enfermedades y aunque estos datos se encuentran también presenten en otras enfermedades diferentes, no son cuestionados como tales. Aquellos pues que demanda tolerancia a la hora de calificar este síndrome, reclaman lo que ellos entienden como neurodiversidad.

En ocasiones, los padres con Síndrome de Asperger no son favorables a estas interpretaciones y es que se basan en que quienes proponen esta idea son individuos en los que el síndrome no ha afectado tan seriamente al organismo en su funcionamiento y por lo tanto ello les permite articular mejor sus ideas.

El Síndrome de Asperger no es una enfermedad tan rara y ajena como nos pueda parecer y no afecta sólo a personas “desconocidas”.

Muchas personas de todos los ámbitos y con actividades de alto nivel han sido diagnosticadas con el síndrome. El premio Nóbel Vernon Smith, la Dra. Temple Grandin, y el actor-comediante Dan Aykroyd por ejemplo. Sydney Barret, creador de Pink Floyd ya fallecido se le había diagnosticado. Al pianista Glenn Gould, se le diagnosticó el SA veinte años después de su muerte mediante exámenes científicos.

En una entrevista, Helena Bonham Carter, comento que su compañero Tim Burton muestra rasgos del Síndrome de Asperger, lo cual, explicaría su imaginación de los mundos que plantea en sus películas.

El año 2006 fue declarado “Año Internacional del síndrome de Asperger”, ya que en este se cumplió el centenario del nacimiento de Hans Asperger y el vigésimo quinto aniversario de que Lorna Wing pusiese en conocimiento de todos, el trastorno. Desde el año siguiente, el día 18 de Febrero ha sido establecido como Día Internacional Asperger, en memoria del Dr. Asperger.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...