El Sindicato de Estudiantes convoca cuatro jornadas de huelga en febrero y marzo

El Sindicato de Estudiantes ha anunciado la convocatoria de cuatro jornadas de huelga, correspondientes al 25 y 26 de febrero y al 17 y 18 de marzo, para protestar por la aprobación del sistema universitario ‘3+2’. La organización rechaza la introducción de grados de tres años.

El Sindicato de Estudiantes ha convocado una huelga los próximos días 25 y 26 de febrero y 17 y 18 de marzo para exigir la derogación del Decreto de Ordenación de los estudios universitarios, aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros y que abre las puertas a la creación de grados de tres años. Están llamados a participar en las jornadas de huelga de febrero y marzo los estudiantes de ESO, Bachillerato y Universidad.

La portavoz de la organización, Ana García, ha explicado que la aprobación del sistema ‘3+2’ permitirá a las universidades reducir la duración de los grados universitarios hasta los tres años y aumentar los másteres a dos cursos. Por ello, el colectivo estudiantil está llamado a participar en las huelgas de febrero y marzo para “dejar claro” al Ministerio de Educación que los estudiantes “usarán todas sus fuerzas y no van a dejar de protestar hasta que se retire la medida”.

La portavoz de la organización estudiantil ha explicado que la convocatoria de huelga del 25 de febrero, 26 de febrero, 17 de marzo y 18 de marzo la realiza únicamente el sindicato de estudiantes debido a que “las demás organizaciones aún no han podido decidir una fecha”. Desde el sindicato estudiantil han querido “actuar con urgencia”, pero aseguran que otros colectivos se irán sumando a las huelgas y movilizaciones durante las próximas semanas.

El Sindicato de Estudiantes defiende que el nuevo modelo universitario supondrá “la muerte de las universidades públicas”. Asimismo, ha argumentado que la ampliación de la duración de los másteres oficiales implicará un mayor coste para su realización, por ende en el coste total de la educación universitaria de familias, que afectará de lleno a los estudiantes de las más humildes. La medida supondrá “la expulsión de los hijos de los trabajadores del sistema universitario”, ha insistido García.

Si los estudiantes estaban escandalizados por la decisión del ministerio lo están doblemente por el apoyo de los rectores. Si los rectores defendieran a los estudiantes no deberían haberle dado un respiro al Gobierno y ser sus cómplices sino exigir la retirada inmediata y llamar a la huelga.

Asimismo, el Sindicato de Estudiantes no sólo rechaza el decreto aprobado por el Consejo de Ministros sino que también muestra su desacuerdo con la moratoria de dos cursos pactada por los rectores de las universidades españolas. El retraso en la aplicación del decreto hasta el curso 2017-2018 decidido por CRUE (Conferencia de Rectores de Universidades Españolas) “parece”, en opinión del Sindicato de Estudiantes, “una orden dictada por el ministerio para calmar las aguas ante la alarma social generada por el decreto”.

Imagen: koronis.at

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...