El mito del 10%

A lo largo de los años, todos hemos escuchado aunque más no sea por una vez en la vida, que las personas sólo usan el 10 por ciento del cerebro. Aunque el mito se ha propagado en el tiempo, la verdad es que muchos expertos han señalado que no hay nada más alejado de la realidad. La causa del origen de esta versión se ha encontrado en una mal interpretación que se ha atribuido a al algún científico.
En este pequeño artículo se señalan los aspectos básicos de este mito y de porqué se ha sostenido en el tiempo.

betotester

Una y otra vez se escucha circular por las calles el rumor de que sólo utilizamos el 10 por ciento de nuestro cerebro y que si lográramos usar el 100 por ciento de la capacidad del cerebro se podrían llegar a tener poderes asombrosos. Nada más falso que esta afirmación.

Este mito se ha originado, aparentemente, por un error de interpretación en una frase atribuida a Albert Einstein, por lo menos así lo aseguran especialistas en neurobiología, quienes también dicen que el origen de este mito puede fundarse en una mala interpretación de las investigaciones del fisiólogo francés Pierre Flourens, del siglo XIX. Por lo general, los especialistas en neurobiología tienden a coincidir en que el ser humano usa la mayor parte de su cerebro. ¿De dónde proviene este mito? La versión de menos peso o la que menos ha trascendido es la relacionada con el fisiólogo francés Pierre Flourens. Este hombre es considerado uno de los investigadores más importantes de las funciones del cerebro en el Siglo XIX. El fisiólogo trabajaba con ratas de laboratorio para ver cómo se organizaba la información del cerebro.

Fue así como descubrió que:
– sí alguna parte del cerebro era dañada no traía grandes consecuencia. Aunque en realidad lo que descubrió es si una de las partes del cerebro era dañada, las partes sanas podían hacer el trabajo de las deterioradas.
– además llegó a la conclusión de que muchas partes del cerebro no eran usadas.

Otra teoría señala a Albert Einstein como el productor de esta teoría, más bien dicho, como la persona a quien se le adjudico erróneamente este mito del 10%. El científico realizó una afirmación que lo adhirió de forma atemporal a este mito. En una oportunidad, Einstein señaló que las personas que no entendían su Teoría de la Relatividad era porque sólo usaban el 10% de su capacidad cerebral. Porqué prospera el mito Aunque los orígenes de esta teoría no son del todo claros. El especialista Beyerstein, del Laboratorio para el Comportamiento Cerebral en la Universidad Simon Fraser en British Columbia, lo ha rastreado hasta al menos los principios del siglo XX. Una reciente columna en la revista New Scientist (http://www.newscientist.com/lastword/answers/lwa607body.html ) también sugiere varias raíces, incluyendo a Albert Einstein y Dale Carnegie (brain Drain 1999).



Muchas son las versiones por las cuales el mito de que sólo usamos el 10 por ciento del cerebro sigue vivo todavía. Algunas versiones señalan que Dale Carnegie, terminó de asentar el mito a través de su popular libro “How to Win Friends and Influence People” (Cómo ganar amigos e influir en la gente), donde el autor aseguraba que la mayoría de las personas sólo utilizan el 15 por ciento. Otra versión que afirman algunas personas es la que apunta a la Secta de la Cienciología, quienes argumentan sus lineamientos en este mito, para que la gente se una a esta religión.

Este mito también es el caballito de batalla de los argumentos utilizados hasta la hartazgo por los defensores de lo paranormal, que defienden la telepatía, poderes extrasensoriales y demás fantasías neurológicas sin ningún sentido. Estas personas afirman que si hay un gran porcentaje del cerebro que no utilizamos, la mayor actividad de éste en condiciones especiales podría causar todas esas manifestaciones paranormales. El aspecto más poderoso del mito es posiblemente la idea de que podemos desarrollar habilidades psíquicas, o al menos ganar una ventaja sobre la competencia mejorando nuestra memoria o concentración. Todo esto esta disponible con tan solo preguntar, dicen los anuncios, si tan solo profundizamos dentro de nuestro más increíble órgano, el cerebro.

Conclusión

Existe numerosa evidencia que manifiesta que si no se practican actividades y capacidades mentales, el cerebro tiende a atrofiarse al igual que cualquier otro músculo. También es cierto que por medio de la práctica se pueden desarrollar muchas habilidades mentales, pues es un órgano que se puede desarrollar por medio del ejercicio. Aparentemente la posibilidad de desarrollar más algunas habilidades que otras, depende de la edad. Sin embargo, lo anterior no significa que la persona promedio use sólo una décima parte de su cerebro, y tampoco que pueda llegarse a tener, como muchos afirman, capacidades telepáticas o telequinéticas. Entonces, llegamos a la conclusión de que es totalmente falso que sólo utilicemos un 10% de nuestro cerebro. Utilizamos el 100%, eso sí, no de forma simultánea. Al igual que pasa con nuestros músculos, utilizamos las regiones del cerebro según la actividad que estemos realizando. A mayor complejidad, mayor uso del cerebro. Los incontables estudios que se han realizado para estudiar la actividad eléctrica a lo largo de décadas así lo demuestran. Quizás una de las razones por las que surgió el mito fue que algunas personas tergiversaron la afirmación de que utilizamos el 10% de nuestro cerebro de forma consciente, mientras que el 90% restante es inconsciente (se encarga de tareas como controlar las pulsaciones del corazón, el peristaltismo intestinal, la dilatación o contracción de las pupilas, etc). Al final se trastocó todo eso y quedó como el mito de ahora. Si la afirmación de que sólo usamos el 10% fuera cierta, se produciría la muerte ante la más mínima lesión cerebral y eso no es así.

Cuando hay una lesión, y si ésta es pequeña, las zonas colindantes de la región alterada intentan compensar la pérdida de función mediante un procedimiento lento de plasticidad neuronal. Además si sólo utilizáramos el 10% seríamos vegetales o estaríamos muertos. Nadie puede vivir con ese porcentaje de actividad cerebral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...