Domesticar a los perros

Los perros son una excelente compañía para las familias, sin embargo, es muy necesario marcar algunas normas de convivencia. A continuación algunas de ellas.

Domesticar un perro

Domesticar un perro

Los perros domésticos son una gran compañía dentro de una familia, sobre todo si hay niños.  Para jugar, para cuidarnos, para acompañarnos, los perros son grandes amigos de la familia. Incluso, actualmente, existen muchas terapias que incluyen la compañía de ellos para solucionar algunas patologías. Solo un ejemplo de lo que los perros pueden conseguir.

Por supuesto que contar con un perro dentro de la familia no es una tarea simple, es necesario hacerle entender algunas normas desde cachorros, para que luego no nos traiga muchos problemas y sea imposible de controlar.

La educación de estos animales debe ser llevada a cabo desde cachorros, si lo hacemos efectivamente, la convivencia será mucho más que agradable para todos los miembros de la familia.


Comenzaremos con uno de los temas más fundamentales, dónde ir al baño. A nadie le gusta que su perro haga sus necesidades en cualquier lugar de la casa, no es agradable encontrarse con sorpresas en los distintos ambientes del hogar. Es por eso que debemos acostumbrar al animal a hacer sus necesidades en el sitio que nosotros queremos. Para ello es suficiente seguir con algunas normas.

Por empezar diremos que no existen métodos milagrosos que logran que el cachorro aprenda en 24 horas. Debemos tener constancia y paciencia, evitando el castigo si el animal no cumple con lo que queremos. Al contrario, los premios, cuando hace lo correcto, son mucho más efectivos.

En este caso podemos colocar un papel periódico  en el sector donde queremos que el perro haga sus necesidades.

Notaremos que 20 o 30 minutos después de comer, el animal comenzará a dar vueltas y olfatear las zonas. Cuando demos cuenta de esto, debemos llamar su atención con algún ruido o haciendo palmas y llevarlo hacia el papel periódico. Cuando orine o defeque sobre el papel, debemos prémiarlo y felicitarlo.

En lugar del papel de periódico, también existen en el mercado lo que se denominan como toallas entrenadoras, que son como una especie de pañales con un olor que el cachorro identifica como permitido orinar. Esta también es una muy buena alternativa.

Otro de los casos más comunes en los cachorros es que mordisquean todo. En ese caso, cuando encontremos a nuestro animal haciéndolo, debemos decirle, mostrando autoridad, que eso no está permitido y luego cambiarle el elemento que tiene en la boca por uno de sus juguetes. Cuando muerda y juegue con su juguete, debemos felicitarlo para que entienda que eso es lo correcto.

También suele suceder que muerden distintos elementos cuando se encuentren solos. Este acto, generalmente, tiene que ver con aburrimiento, stress o la falta de ejercicio. Es por eso que siempre es recomendable llevarlo a pasear para que se canse, de modo que no tenga  energías para romper nada.  Al igual que es recomendable que cuente con una buena cantidad de juguetes.

Por último, también es muy común que determinados perros, según las características de su raza, tengan buena predisposición para ladrar, razón por lo que habrá que enseñarles que luego de un par de ladridos, ya debe dejar de hacerlo.

Para ese caso, una buena  forma de hacerlo es mantener una correa atada a su collar, y después de dejarlo ladrar varias veces,  indicarle con vos firme que ya es suficiente, momento en el que, simultáneamente, estiraremos la correa para llamar su atención.

No olvides felicitarlo y acariciarlo cuando lo haga correctamente.

Foto: Perro por Tipiro en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...