¿Cómo preparar plastilina casera?

Una de las ventajas que tiene la plastilina es que es de muy buena aceptación en los niños, quienes se divierten y pasan el tiempo de una manera muy agradable, al mismo tiempo que desarrollan muchas de sus capacidades. Es por eso que a continuación les propongo aprender a cómo hacer plastilina casera.

¿Cómo preparar plastilina casera?

Hace unos días hemos comenzado a hablar de la importancia que tiene la actividad de moldear plastilina en los más pequeños, resaltando, sobre todo, que no se trata tan solo de un pasatiempo divertido para los más chicos.

En realidad, esta actividad tan común en jardines de infante, en la casa o la escuela, tiene ventajas pedagógicas, que podríamos resumir en tres puntos: Estimulación del tacto, la creatividad y la destreza natural, pero que además tiene tantos otros beneficios.

Una de las ventajas que tiene la plastilina es que es de muy buena aceptación en los niños, quienes se divierten y pasan el tiempo de una manera muy agradable,  a la vez que desarrollan muchas de sus capacidades. Es por eso que a continuación les propongo aprender a cómo hacer plastilina casera.


Existen plastilinas de muchas formas, tamaños y diferentes marcas, de hecho son muy fáciles de conseguir y bastantes económicas. Una de las más recomendadas es la de  Play-Doh, plastilinas no tóxicas y que no manchan, aunque esta suelen ser un poco más costosas.

Sin embargo, no siempre, sobre todo en las casas, el momento en el que aparecen las ganas de jugar con la plastilina es compatible con la posibilidad de ir a comprar la masa. Es por eso que siempre es interesante saber cómo se puede hacer plastilina de forma casera.

Lo primero es contar con los materiales (ingredientes) necesarios. En este caso tendremos que disponer de 2 tazas de harina; una taza de sal; 2 cucharadas de aceite; colorante alimentario y agua.

Luego el proceso es demasiado simple, tendremos que poner en un recipiente cada uno de los ingredientes, mezclarlos e ir agregando agua al mismo tiempo que amasamos hasta obtener la consistencia deseada, la cual será la indicada una vez que la masa no se pegue entre los dedos.

Este tipo de plastilina casera podremos guardarla para usar en otro momento si tenemos la precaución de envolverla con plástico y guardarla en la heladera. Por supuesto que debemos usarla dentro de un tiempo considerado.

Además, esta masa casera nos entrega la posibilidad de guardar las figuras que los niños hayan creado, o mejor dicho atesorarlas, tan solo metiéndolas en el horno.

De esta forma simple, económica y rápida, podremos disponer de plastilina dentro de casa, en el momento que los chicos tengan ganas de jugar con ella, aprovechando  todas las ventajas educativas que la actividad tiene.

Foto: Plastilina por Gustty

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...