Cómo organizar un viaje de fin de curso

Los viajes de fin de curso son la primera experencia de los jóvenes en viajes sin familiar, por lo cual es importante planificarlo con tiempo sin dejar nada librado al azar.

Ante las largas jornadas de estudio, siempre hay un incentivo que ayuda a seguir y no perder el objetivo que se tenía desde un principio; concluir exitosamente con los cursos. Como todo esfuerzo, debería llevar a una gratificación y sobre todo para los jóvenes.

Fin de curso en la playa

Fin de curso en la playa

Puntualmente, lo viajes de fin de curso, son el empujón que los más chicos necesitan para concluir con las etapas de estudios. Además de ser el broche de oro para un año de trabajo también implica una planificación que puede llevar varios meses, por lo cual se podrá preparar durante mucho tiempo.

Es una experiencia que ningún estudiante deberia perderse, y para saber de lo que se está hablando entre compañeros lo mejor es meterse en tema e investigar en profundidad en temas que aparecen convenientemente es ese sitio. Allí se exploran todos los elementos y métodos requeridos.

Antes que nada hay que contar con determinada información inicio y con los elementos para hacer realidad ese viaje. Con un diseño gráfico bastante mejorable y algo falto de información, si lo que buscamos en un buen precio para nuestro viaje de fin de curso lo mejor es visitar viajesyofertas.net. Al fin y al cabo, desde aquí podremos comparar los precios que ofrecen casi todas las agencias online disponibles en España. Podemos elegir un destino tradicional para viajes de fin de curso, cuyo precio normalmente sube un poco en los meses en que se realizan estos viajes, pero tampoco hay que olvidar las posibilidades de las capitales europeas. Y por último, un poco más barato, destinos nacionales en los que divertirnos con los compañeros de clase.

No hay que dejar de lado que se asume un esfuerzo, ya que esta organización demanda de tiempo y dedicación para conseguir un viaje que colme las expectativas de los alumnos y de los padres, ya que seguramente serán ellos quienes paguen gran parte de este viaje, que suele convertirse en un premio al esfuerzo.

Si bien, como se dice anteriormente los padres hacen un gran aporte con el dinero, también existen otras maneras de recaudar los fondos necesarios, para aquellos que no pueden acceder o para que resulte más económico. Esto es mediante la organización de actividades, espectáculos o ventas.

Estos son medios para alcanzar el viaje, que ningún alumno debería perderse ya que todo viaje de curso será una experiencia inolvidable. Para que así resulte, hay que elegir el tipo de viaje más acorde a los gustos del grupo, conseguir el dinero, aplicar las ideas y llevarlas a cabo.


La cantidad de integrantes del grupo no es un condicionante ya que no importa lo grande o pequeño que sea el grupo, siempre hay presupuestos adaptados a todas las necesidades y requisitos.

Para no caer en los errores más comunes de la organización, hay que aprender de las dificultades de aquellos que ya lo atravesaron. Para ello, lo mejor es consultar acerca de las experiencias de otros estudiantes, lo que garantizará agilidad y evitar pasar por molestias de falencias comunes.

Estudiantes en sus primeras experiencias con viajes

Estudiantes en sus primeras experiencias con viajes

Para que la organización sea más dictaminada, lo mejor es reunirse y establecer un comité responsable de las distintas iniciativas y actuaciones necesarias para el viaje, que actuará como portavoz del conjunto del alumnado que participe en el viaje según las decisiones tomadas en su conjunto.

Para llevar un ritmo de organización, es importante también que desde el principio se establezca un calendario de cómo debe ir todo pautado y que se instauren objetivos, como sería hacer una serie de actuaciones para obtener una cantidad mínima de dinero para una fecha, o tener resuelto el destino y la fecha del viaje.

La decisión más importante será optar por el destino adecuado, esto generalmente no es una cuestión fácil de responder por una diversidad de gustos propia de un grupo grande como suelen ser este tipo de viajes.
Se puede tomar como referencia la decisión de los alumnos de cursos anteriores, y, sobre todo, hay que tener en cuenta la fecha de realización del viaje.

Existe una serie de factores los que hay que tener en cuenta, pero ser previsor en esta etapa podrá asegurar evitarse experiencias desagradables.

Lo mejor es tener presente el calendario previamente pautado, en el cual consten fechas y objetivos. Seguidamente, quienes hayan sido elegidos como representantes o delegados de los cursos implicados, son los primeros que deben canalizar la iniciativa del viaje como representantes de sus respectivas clases.

El mismo comité deberá estar compuesto por al menos tres personas y al menos un representante de cada una de las clases implicadas en el viaje, deberá contar con un vocal, que será la persona que represente a los integrantes del viaje tanto ante las autoridades académicas como para dirigirse al grupo que englobe el viaje, y con un tesorero único.El tesorero será el único encargado del dinero, ya que esto evita que se creen malos entendidos y conflictos. Dependiendo de la magnitud del grupo, sería conveniente abrir una cuenta en algún banco cercano o de confianza, y tener una cartilla donde ver los movimientos de dinero.

El comité debe implicar a los componentes del grupo a participar en las sesiones informativas que se realizaran periódicamente donde se dará conocimiento de los actividades realizadas y se plantearán los pasos futuros a seguir. Todas las elecciones deberán realizarse de forma democrática para que nadie, luego sienta que no ha sido respetada su palabra o que se presenten quejas de quienes no integran el comité. En esta instancia resulta muy importante la comunicación y las buenas relaciones interpersonales.

En toda instancia es fundamental evitar que se creen conflictos porque desviaría el objetivo del viaje, que básicamente se trata de compartir una experiencia divertida y distendida con quienes han sido compañeros de curso.

Los delegados se plantearán como tareas iniciales coordinar toda acción que tenga relación con el viaje de fin de curso, siendo nexo de unión entre alumnos, centro y empresas implicadas, presentar o concretar los posibles destinos con especial hincapié en el coste y la fecha a realizar el mismo y también, canalizar y desarrollar las ventas y espectáculos propios para la financiación del viaje.

Este proceso debe hacerse divertido, ya que parte del viaje es disfrutar de la preparación y anticiparse al mismo. Además se trata de una primera experiencia para los jóvenes que debutan en esto de viajar por cuenta propia, sin sus familias, como comúnmente son las vacaciones.

La autonomía que esto otorga será un motor para quienes culminan exitosamente esta etapa. Es por esto que al caer la responsabilidad sobre cada uno de estos jóvenes, deben prestan atención a cosas que antes ignoraban. Por ejemplo revisa si se lleva suficiente ropa de abrigo, y un bañador. Algo de ropa para la lluvia, un poco de música o unas cartas para entretenerse en el viaje. Y además de una gran maleta, es necesaria una mochila de mano para los desplazamientos cortos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...