Cómo hacer proyectos de superación personal

Desde Eliceo ya os hemos comentado de Lecturas sobre autoestima, cómo hacer para mejorar la autoestima, y ahora, continuando con este tema, os acercaremos una forma de elaborar los proyectos de superación personal con el fin de que todos consigan valorarse más y, por ende, llevar una vida más agradable. Os invitamos a poner en práctica cuatro pasos para conseguir los objetivos que deseen.

El camino a una buena autoestima

Para conseguir estar mejor con nosotros mismos, disfrutar de cómo somos y ser personas seguras, debemos trabajar el concepto de la autoestima. Es decir, nuestra propia valoración o, como llaman muchas personas, el “amor propio”.

Para ello, desde Eliceo ya os hemos comentado de Lecturas sobre autoestima, cómo hacer para mejorar la autoestima, y ahora os acercaremos una forma de elaborar los proyectos de superación personal con el fin de que todos consigan valorarse más y, por ende, llevar una vida más agradable.

Como primer paso debemos tener claro que estos proyectos son un camino para mejorar y conseguir ciertas cosas que deseamos. Y al alcanzar estos objetivos, una ola de positividad inundará al cuerpo y se logrará aumentar la autoestima personal. Para hacer estos proyectos, hay que considerar cuatro pasos.


Primero: Ponerse un objetivo claro y concreto. Aquí hay que analizar qué queremos lograr, conseguir o qué deseamos hacer, teniendo en cuenta que el objetivo debe ser:

  • Sincero. Lo debemos desear realmente.
  • Personal. El objetivo debe ser algo nuestro, no algo que nos diga otra persona.
  • Realista. Ver que se pueda alcanzar realmente, de lo contrario, sería un fracaso que minimizaría la autoestima.

Algunos ejemplos pueden ser: Aprobar una materia, mejorar algún aspecto personal, ahorrar dinero, mejorar la relación con alguna persona, etc.

Segundo: Especificar las tareas a realizar para concretar el objetivo. Aclarado el objetivo hay que determinar cómo hacer para conseguirlo y definir un tiempo prudente para que se haga realidad (tres semanas, un mes, etc.). Recordar que es un camino y que la meta se consigue con hechos y transitando el mismo sin tomar atajos.

Por ejemplo, si el objetivo es aprobar una materia, las tareas serán: conseguir el programa de estudio, consultar bibliotecas, pedir opiniones a quienes sepan del tema, ponerse en contacto con el profesor, marcar dudas y aclararlas, etc. Y esto llevará un tiempo que puede oscilar según la cantidad de material de estudio que haya.

Tercero: Organizar las tareas en un orden determinado. Si las tareas se hacen en el mismo momento, caeremos en el inconveniente de que será imposible alcanzar el objetivo. Por ello, hay que establecer el orden de las tareas y así armar un plan de trabajo. El orden debe ser lógico.

Cuarto: Comenzar a realizar las tareas y evaluar cómo se van desarrollando. Aquí ya estamos en la puesta en marcha del proyecto de superación personal. Es importante que, a medida que se vayan realizando las tareas del plan, se vayan evaluando para ver si hay algo que modificar o no. Si uno no puede ser imparcial en este punto, es bueno pedir un consejo o punto de vista a algún amigo o familiar.

Fuente: Psicologia online

Foto: Camino por Foto Libre

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...