Causas y soluciones de querer abandonar la universidad en primer curso

Uno de cada cinco estudiantes universitarios de nuevo ingreso deja sus estudios antes de terminar el primer año, si bien un 7,1% se matricula en otra carrera el curso siguiente. Conoce las causas y las soluciones del fracaso universitario antes de decidir abandonar la titulación.

clase

El 19% de los estudiantes universitarios de nuevo ingreso abandona su carrera durante el primer año de la misma, según datos del Ministerio de Educación recogidos en el informe ‘Datos y Cifras del Sistema Universitario Español 2015-2016’. Sin embargo, el 7,1% de quienes dejaron sus estudios durante el primer curso optan por un cambio de carrera y prosiguen su formación en la universidad.

La tasa de abandono escolar en la universidad afecta prácticamente a uno de cada cinco alumnos matriculados en primer curso, si bien el 7,1% continúa su formación universitaria en otra titulación. Asimismo, una parte de los alumnos que concluyen su primer año lo hacen habiendo suspendido todas las materias o aprobado un par de materias; de modo que el fracaso durante la época de la universidad excede el 19% registrado por el Ministerio de Educación.

Las causas del fracaso en la etapa universitaria son diversas, siendo las más comunes aquellas relacionadas con las dificultades de aprendizaje –falta de una base, materia no impartida en clase, técnicas de estudio ineficaces, etc.– o de adaptación a la vida universitaria fuera del hogar. No obstante, todos estos problemas tienen solución y, sólo en algunos casos, es mejor dejar los estudios universitarios.

Causas y soluciones del fracaso

Una de las razones más comunes para abandonar los estudios universitarios la falta de una base sólida con la que empezar a construir los conocimientos impartidos en las aulas; especialmente entre los alumnos de Ciencias. No haber tenido un buen profesor en el instituto hace que los alumnos puedan quedar rezagados con alguna asignatura, pero esto no es excusa para suspender. Buscar un profesor particular es la mejor opción para ponerse al día, sumado a un plan de estudio diario para esa materia.

En cambio, otros jóvenes pueden sentir que tienen problemas de adaptación a la vida universitaria, entre los que se incluyen problemas con los métodos tradicionales de estudio que antes sí funcionaban, pánico a hablar en público o incapacidad para hacer trabajos en equipo. Una situación que desde 2017 tiene solución, pues todas las universidades europeas cuentan con un Plan de Acción Tutorial para asesorar alumnos de nuevo ingreso.

La temprana edad a la que muchos jóvenes abandonan su hogar para estudiar en la universidad también puede ser la causa del fracaso escolar en la etapa universitaria, pues la falta de madurez hace que la vida social tome ventaja frente a las obligaciones académicas. Si bien el Plan Bolonia ha quitado la libertad y la autonomía de los alumnos con medidas como la asistencia obligatoria, la evaluación continua o la necesidad de cursar un máster; puede que aún no sea suficiente para garantizar una implicación con los estudios.

En estos casos, un papel activo de los padres es fundamental para influir en las decisiones del alumno, puesto que en la mayoría de los casos son quienes pagan gastos de matrícula, transporte, manutención y alojamiento. Ejercer un control regular de los hijos preguntándoles por las notas obtenidas en trabajos en grupo o prácticas de laboratorio contribuye a que el alumno sienta que debe ser responsable con sus tareas.

Quiero abandonar mi carrera

Abandonar la carrera universitaria no es una situación excepcional, puesto que la elección de la titulación universitaria no es sencilla e inequívoca. Si has descubierto que esta no es la carrera de tus sueños y deseas especializarte en otra área, incluso que quieres formarte en otras vías no universitarias, pero no te acabas de decidir a ello piensa que es mejor perder un año que empeñarte en terminar algo que no te gusta, no se te da bien o de lo que no quieres trabajar.

Sin embargo, antes de dejar los estudios que has empezado debes tener claro a qué se debe tu desapego por la carrera, ya que en algunos casos puede solucionarse con un cambio de profesor o matricularse en otro centro. Con todo, si ya has tomado la decisión de abandonar la carrera porque tus razones no tienen solución, debes tener presente que el resto del curso deberás invertirlo en formarte y mejorar como alumno.

Este tiempo libre puedes emplearlo en estudiar para repetir la prueba de acceso a la universidad y conseguir una mejor nota, algo que quizás te abrirá nuevas posibilidades formativas. También puedes emplear estos meses libres en realizar un curso MOOC relacionado con el área en la que te interesa formarte, pudiendo tener una mejor base, o matricularte en idiomas. No desaproveches este tiempo y continúa formándote.

Foto: © lightpoet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...