Cálculo mental, un gran aliado para tu cerebro

El cálculo mental es un ejercicio sanísimo para nuestro cerebro, y podemos llegar a ser muy hábiles con él si lo practicamos lo suficiente. Hacerlo no tiene nada de aburrido. Hay algunas técnicas que nos pueden ayudar, sobre todo durante la infancia. Hoy os proponemos algunas de las más básicas.

Recuerdo que durante mi infancia, allá en los 90, una de las formas más habituales de evaluar tu inteligencia era fijarse si contabas o no con los dedos. Cualquier padre se sentía orgullosísimo si su hijo era capaz de sumar 4 más 3 sin necesidad de una representación física de dichos números. Apuntaba maneras en matemáticas y en materia de cálculo mental, algo para lo que se requieren habilidades como atención y concentración. Pero no nos equivoquemos. Como todo en esta vida, se puede no nacer enseñado y aprender durante el transcurso de la misma. Es tan fácil como dedicarle un tiempo a ello.

Cálculo mental, la alternativa a la pizarra y al folio


El cálculo mental es un ejercicio sanísimo para nuestro cerebro, y podemos llegar a ser muy hábiles con él si lo practicamos lo suficiente. Hacerlo no tiene nada de aburrido. Hay algunas técnicas que nos pueden ayudar. Un buen ejemplo son los juegos para aprender a multiplicar, que introducen en el cerebro esta dinámica de forma divertida y sencilla. Otros son los que os proponemos a continuación, a modo de pequeños truquillos que hacen el proceso mucho más fácil.

En el caso de las sumas y restas, y más allá de sumar mentalmente y de derecha a izquierda (el proceso habitual), existe la opción de ir complementando la operación a tramos. Dicho de otro modo, se trata de simplificarla al máximo mientras se resuelve (las decenas y múltiples de 5 son grandes aliados) para que las cifras más complejas se reduzcan a números de una sola cifra para sumar o restar al final de la operación. Se entenderá mucho mejor con un ejemplo:

574+ 838= 574 + 6 + 832 = 580 + 20 + 812 = 600 + 812 = 1.412

En este primer caso, lo que hemos hecho es ir restando números a la segunda cifra de la operación, de tal modo que sumados a la primera parte de la misma diera como resultado un número múltiple de 10. La primera cifra se simplificaba paulatinamente, mientras que las unidades y decenas de la segunda se aproximaban lentamente a las del resultado. Finalmente, bastaba con sumar 6 +8 para resolver la operación. Mucho más sencillo a nivel mental es este segundo proceso, construido de izquierda a derecha:

574 + 838 = 1.374+ 38 = 1. 404 + 8 = 1.412

Se trata de una suma que parte de las centenas y finaliza en las unidades, de tal modo que primero resolvemos 500 + 800 = 1.300. Sumamos dicho resultado al primer sumando, y dejamos el segundo reducido a decenas y unidades. Y así sucesivamente.

Para operaciones más complejas, como la multiplicación y la división, el proceso se complica. No obstante, a medida que asimilemos las dos operaciones más básicas nos será cada vez más fácil adentrarnos en las complejas. En cualquier caso, en el siguiente enlace encontraréis más técnicas de cálculo mental.

Foto: The hills are alive en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...