Aprendizaje por proyectos: ¿el futuro de la enseñanza?

El Aprendizaje basado en proyectos (ABP) es un sistema de enseñanza que convierte a los estudiantes en los dueños de su formación, lo cual aumenta su motivación por aprender y fomenta el desarrollo de actitudes y capacidades.

Little children playing with blocks in classroom

El sistema educativo actual se basa en el sistema de clases magistrales, en las que el docente explica el temario y los estudiantes toman apuntes durante las lecciones. Este método de aprendizaje muestra su peor cara en las etapas obligatorias, donde los alumnos se limitan a leer del libro de texto y realizar los ejercicios propuestos en el mismo. No obstante, existe un método alternativo que busca dar un mayor protagonismo al estudiante: el aprendizaje por proyectos.

El aprendizaje basado en proyectos (ABP) es un método de enseñanza que vuelve a colocar al alumnado como protagonista de su formación académica. Según este sistema, el desarrollo de actividades y actitudes es igual del importante que los conocimientos adquiridos en el colegio o instituto; para lograrlo, es necesario permitir que cada alumno pueda estudiar de forma inclusiva al tomar el control de su propia educación.

Si bien puede parecer que esta metodología ha sido desarrollada actualmente por expertos, la verdad es que este tipo de sistema fue propuesto por la Institución Libre de Enseñanza, desarrollada en España desde 1876 hasta 1936. Esta asociación de grandes personalidades defendía que los estudiantes debían ser dueños de su propia formación, haciendo que los alumnos se motiven por aprender al poder elegir la forma en la que trabajar los conocimientos para adquirir habilidades y actitudes.

Uno de los puntos más interesantes de esta metodología de aprendizaje es que los alumnos tienen la libertad para desarrollar otras habilidades útiles para la vida diaria y en el mundo laboral como pueden a trabajar con un equipo, cooperar con otras personas, mejorar la comunicación no verbal o desarrollar la escucha activa. En un sistema en el que la formación es unidireccional -en la cual el profesor dicta y el alumno apunta- no pueden darse estas actitudes y capacidades, mientras que en ABP sí se fomentan activamente.

Gracias a este método de aprendizaje, los alumnos consiguen desarrollar por ellos mismos habilidades para la resolución de problemas, desarrollan sus propias fortalezas individuales para el aprendizaje y empiezan a desarrollar su manejo de la tecnología mucho antes que el resto de compañeros. Por ello, algunos expertos señalan que las necesidades formativas y del mercado laboral acabarán transformando el modelo educativo actual hacia otro donde se integre el trabajo autónomo por proyectos como son las comunidades de aprendizaje.

Y es que cada vez más instituciones españolas incorporan en sus aulas algunos aspectos del aprendizaje basado en proyectos. Por ejemplo, en algunos centros ya no se utilizan libros de texto, sino que los alumnos realizan diariamente diferentes actividades con el objetivo de que aprendan mientras se divierten. Y es que el sistema ABP aumenta la motivación del alumnado, mejora su satisfacción con el aprendizaje, prepara mejor a los estudiantes e incrementa su autoestima.

Imagen: © SimpleFoto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...