Aprender a delegar y tener confianza

Cuando uno va ascendiendo en el trabajo y pasa a tener mayores responsabilidades debe comenzar a aprender ciertas cuestiones que son muy difíciles de incorporar para muchos profesionales. Nos referimos a delegar tareas y tener confianza en el equipo de trabajo. En este post nos adentramos a estas importantes cuestiones.

Aprender a delegar y tener confianza

Cuando uno va ascendiendo en el trabajo y pasa a tener  mayores responsabilidades debe comenzar a aprender ciertas cuestiones que son muy difíciles de incorporar para muchos profesionales. Nos referimos a delegar tareas y tener confianza en el equipo de trabajo.

Estos dos aspectos son claves para llevar adelante el trabajo existente en puestos de empleo más jerárquicos o con determinadas responsabilidades. Y precisamente el delegar tareas y responsabilidades suele ser uno de los mayores inconvenientes, siendo una habilidad que a varios profesionales les tarda años ponerla en práctica adecuadamente.

El saber delegar correctamente no significa distribuir tareas y darle un seguimiento excesivo y obsesivo. Esto no sería delegación, todo lo contrario, pondría de relieve una situación donde no hay delegación ni confianza en las personas a las que se les haya atribuido la realización de tareas laborales.



Por ello, antes de delegar es necesario tener confianza en el equipo de trabajo ya que son ellos quienes ejecutarán parte de las responsabilidades laborales. De esta forma, cuando hay confianza en el equipo, la delegación se hace más amena y de forma segura, sin temor a que no la realicen bien o “como uno” y compartiendo entre todos los logros y fracasos que puedan existir.  Así, la confianza en el equipo de trabajo genera una mayor autonomía y respeto por el trabajo del otro.

También, hay que comprender que delegar trabajo no quiere decir que hay que librarse de tareas que no se quieran hacer. Se trata de compartir responsabilidades.

Teniendo en cuenta lo antedicho, el profesional que tiene a cargo personas o debe delegar tareas tiene que involucrar a los empleados participes y realizar una adecuada distribución de tareas balanceando la carga de trabajo.

Otro punto importante de la delegación es ofrecerles a los trabajadores involucrados la oportunidad de realizar tareas diferentes a su rutina laboral, incentivando y motivando a los mismos quienes podrán demostrar su capacidad y habilidad para ser tenidos en cuenta en futuros ascensos dentro de la empresa.

Por último, quien este delegando deberá ser muy claro y preciso cuando encomiende diferentes tareas a sus colaboradores, pero deberá evitar mencionar o indicar cómo hacer el trabajo ya que esto demuestra que no hay confianza en dichas personas. Si podrá hacer algunas menciones, más cuando los colaboradores son primerizos, pero luego hay que demostrar la confianza en el equipo y en la forma en que éste realiza las tareas encomendadas. Hay que decir qué hacer y no cómo hacer.

Fuente: Equiposytalentos

Foto: Reunion empresarial por UTPL en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...