El desempleo juvenil se dispara por el COVID19

El desempleo juvenil crece cada día y los jóvenes no encuentran forma de poder trabajar en nuestro país

El desempleo juvenil desaparece a causa de la crisis por la pandemia

El desempleo en jóvenes en el país de España volvió a aumentar con especial ímpetu como fruto de la crisis ocasionada por la pandemia del coronavirus. Los últimos datos del paro que se registraron en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en el mes de junio ratifican esta situación.

Los menores de veinticinco años en desempleo han vivenciado un crecimiento del cincuenta y tres por ciento en el 1er semestre del año 2020, con relación al mismo lapso del año anterior, un porcentaje que supera al del conjunto de los desempleados, que fue de un 28,09%.

Se debe a un incremento que se ha ido fomentando en los meses de mayo y junio, debido a que en los meses de marzo y abril registró una variación parecida a la del conjunto del desempleo, lo cual muestra que la profundización de la crisis ejercita un efecto positivo sobre el desempleo juvenil.

El desempleo juvenil en este año se ha colocado en 343.158 personas, siendo el 52% del total de hombres y el 48% restante de mujeres. Las tasas de crecimiento del paro con relación al primer semestre del año pasado son semejantes, un 54% los hombres, un 51,3% las mujeres.

En este caso, la variación de los contratos de los jóvenes, un -53,37% es igualmente superior a la registrada por el conjunto de la población, un -42,28%. En particular, los contratos en prácticas y para la formación, que se dirigen de forma mayoritaria a los jóvenes, se han desplomado hasta un -57,63% en el primer semestre de este año comparado con el pasado.

Los resultados del desempleo juvenil

Los resultados avalan que se ha derivado un importante deterioro del mercado laboral de los jóvenes en España, y, aparte, en muy poco tiempo, y que la superación de esta atmosfera va a requerir una atención especial por parte de las políticas activas de empleo.

Sabemos que esta crisis ha ocasionado un gran retroceso económico en todos los países del mundo, afectado a todos como tal, pero, de manera especial se ha visto con más ímpetu el desempleo juvenil.

La pandemia claramente se ha hecho sentir, de manera especialmente intensa, en el sector servicios de la economía. El desempleo en este sector ha pasado por un aumento del 30,92% superior a la media, 28,09% así como el aumento más importante de todos los sectores.

Dentro de los servicios, comercio, servicios administrativos, las actividades de hostelería, educación han sido las que han vivenciado un mayor declive del empleo, según datos de afiliación a la seguridad social.

En el lapso de marzo a junio, que concuerda con la paralización ocasionada por la crisis sanitaria, el empleo en la hostelería ha bajado un -9,47%, -6,52% en la construcción, -7,25% en actividades administrativas y servicios auxiliares, y hasta un -15,68% en educación por la finalización del curso escolar.

30.000 personas paradas durante la crisis

Si se visualizan los datos de parados y ocupados menores de veinticinco años, los datos también son negativos. La cantidad de jóvenes de entre veinte y veinticuatro años en paro aumentó en más de 30.000 personas entre abril y junio de este año. Igual que en términos generales.

Este dato no es muy importante si se tiene presente el aumento de la inactividad y a los trabajadores incluidos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). El desempleo juvenil fue el que más se llevó el golpe, por ello la motivación laboral no ha sido la misma.

Sin embargo, en los datos de ocupación se ve cuál es la situación de los empleados más jóvenes. Durante el primer semestre del presente año se han perdido 1,5 millones de ocupados menores de 25 años. Esto es realmente una real desmotivación para los jóvenes españoles.

La crisis por coronavirus ha traído consigo muchas consecuencias, entre ellas claramente el desbalance económico en cada hogar español.

Recuperación económica a raíz del desempleo

Tal como fue publicado en distintos periódicos, la desescalada no ha servido para que los más jóvenes hayan recuperado tasas de ocupación parecidas a las de antes de la pandemia. Los afiliados a la Seguridad Social terminando el mes de febrero eran más de 1.000.000.

El último día del mes de abril, el peor momento para el empleo durante la crisis del coronavirus, el número de cotizantes menores de 25 años era de 875.593, 176.000 menos que en febrero.

Terminando el mes de junio, con el estado de alarma finalizado y muchos sectores recuperando su actividad, la cantidad de afiliados a la Seguridad Social de menos de veinticinco años era de 909.431, aún por debajo de las cifras de febrero pese a encontrarnos al inicio del verano.

A ciencia cierta se llevará cierto tiempo recuperar el nivel de empleo anterior a la crisis, y según los especialistas, los sectores que sigan contratando vas a volver a optar por los contratos temporales ante la incertidumbre económica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...