Cómo empezar como freelance

Trabajar como empleado independiente o freelance tiene la ventaja de no necesitar una gran inversión previa, a diferencia de los emprendedores o autónomos, sin embargo, necesita unos requisitos previos para empezar a funcionar. Definir el tipo de producto a realizar, disponer de una extensa red de clientes, saber vender bien el producto y a uno mismo es fundamental para este tipo de trabajos.

autonomo

Los profesionales independientes o freelance son trabajadores altamente cualificados que no forman parte de ninguna empresa propia o plantilla de trabajadores, sino que realizan un trabajo por su cuenta que después venden a alguna compañía. Una propuesta laboral diferente a la del autónomo o emprendedor, cuya meta es poner en marcha un negocio propio y no el realizar un producto para ser vendido luego.

La crisis está agudizando la falta de trabajo regular y constituirse como freelance es una opción para mantener una ocupación sin una inversión alta previa, mejorando cada día y obteniendo una remuneración más o menos estable. Un requisito previo para constituirse como freelance es haber cursado estudios superiores; preferiblemente habiendo desarrollado una experiencia previa en el sector y creado contactos en el campo en el que se trabaja.

Sobre este punto, es importante disponer de una buena red de clientes a los que presentar un proyecto definido o un contenido terminado. Sin embargo, muchos freelance pueden ser jóvenes con escasa o nula experiencia en el sector, por ello existen portales web como http://www.nubelo.com/blog/tag/trabajo-freelance/, en la que podremos disponer de información y crear nuevos contactos, imprescindibles para trabajar de una forma cómoda y segura como profesionales independientes.

Así pues, uno de los primeros pasos teóricos para constituirse como freelance es tener claro qué clase de producto diseñar, escribir o programar. Así pues, el trabajador freelance debe tener claro el producto, el ámbito de actuación y el público o target al que se dirigirá, será más sencillo crear una estrategia de marketing para vender la idea o producto a un cliente. Asimismo, esta fase de planeamiento también debe incluir la adquisición de todo aquel material necesario para poder llevar a cabo la profesión.

Una vez tenemos definido este campo teórico, es importante empezar a hacerse visible abriendo un canal de comunicación para que los posibles clientes puedan valorar la calidad del trabajo ya realizado y conocer aquellos proyectos en los que se trabaja actualmente. Así pues, todo freelance debe tenerde un blog o página web como profesional y tener una presencia activa en las redes sociales, especialmente aquellas que puedan favorecer la publicidad de los productos.

Por último, saber venderse bien a uno mismo será el tercer paso para poder acceder a un futuro laboral como freelance, un básico que se ha ido creando bien sea con la experiencia laboral acumulada o mediante una efectiva publicidad on-line y off-line. Moverse por los ámbitos adecuados, entregar tarjetas en mano y fomentar el boca a boca sobre el trabajo, o contactar con empresas del sector y ámbito de trabajo para vender el producto conlleva ser conocidos y valorados, una de las máximas en este tipo de empleos auto-gestionados.

Foto: sske

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...