Negocios en pareja, qué tener en cuenta

En España, por ejemplo, dos terceras partes de las empresas que allí nacen, provienen de un capital familiar. Este capital, generalmente, nace del sueño de una pareja. Lo cierto es que cuando un matrimonio comienza con una nueva iniciativa, esta puede derivar en diferentes resultados: La consolidación total de la pareja o, al contrario, una separación en malos términos. Todo puede pasar.

Negocios en pareja

Negocios en pareja

Emprender un camino juntos, entre dos personas, es sin dudas una de las cosas más bonitas, sin embargo, no por eso sencillas. Las relaciones de pareja se pueden ir afianzando con el tiempo, pueden no hacerlo, aparecen los problemas y las diferencias. Todo en el ámbito emocional.

Sin embargo, qué sucede cuando dicha pareja decide emprender un nuevo camino juntos, pero desde el plano profesional. Es decir, un negocio, un emprendimiento juntos. ¿Será posible?

En España, por ejemplo, dos terceras partes de las empresas que allí nacen, provienen de un capital familiar. Este capital, generalmente, nace del sueño de una pareja. Lo cierto es que cuando un matrimonio comienza con una nueva iniciativa, esta puede derivar en diferentes resultados: La consolidación total de la pareja o, al contrario, una separación en malos términos. Todo puede pasar.


Es por eso de que antes de iniciar el negocio, invertir dinero, trabajo y patrimonio, es necesario que ambos tengan una larga y sincera charla, en la que se traten todos los temas importantes y difíciles de la sociedad. Temas como las prioridades, el manejo del dinero, el riesgo que se corre o cómo hacer para que el negocio funcione.

Por otra parte, es importante saber que la causa principal de los divorcios y discusiones criticas, es el dinero. Es por eso que este debe ser uno de los temas fundamentales, para evitar que la pareja de destruya, para evitar la pérdida de dinero y patrimonio.

Para realizar el emprendimiento, los especialistas recomiendan: Iniciar el negocio sin abandonar el o los trabajos actuales; tomar el nuevo negocio como una ocupación de medio tiempo; juntar un capital que permita mantener el negocio seis meses; pagar antes de la aventura los créditos más pequeños; no pensar en la posibilidad de abandonar los trabajos actuales hasta que no se hayan pagado todas las deudas contraídas; entrevistas con expertos en el sector de la nueva empresa, que clarifiquen costos y riesgos; realizar proyectivas para determinar en qué momento el negocio será rentable.

En caso de decidir llevar adelante el emprendimiento, luego llegará el momento de evaluar otros temas. Algunos de ellos son: Definir si sólo uno será el propietario. En este caso uno deberá ser inscripto como empleado. En caso de que ambos sean dueños, habrán conformado una sociedad.

Otra alternativa es la de las Sociedades con Responsabilidad Limitada, cuya gran ventaja es que en caso de que el negocio no funcione y genere perdidas, solo se arriesga el capital invertido, sin el riesgo a que sean embargados casas, autos u otro capital.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...