Los cinco pasos del camino del emprendedor

Aunque cuando pongamos en marcha nuestra empresa nos vayamos a comer el mundo, antes de hacerlo pasaremos por una serie de fases como la crisis o la emergencia.

¿Quién no ha oído que ser emprendedor es la mejor salida de la crisis? Cada vez son más las personas que deciden crear su propia empresa y convertirse en emprendedores, ya sea porque se han quedado sin trabajo y deciden establecerse por su cuenta (existen facilidades para ello, como cobrar toda la prestación por desempleo de golpe para financiar nuestra empresa), porque deciden romper con su empresa o como primera aventura laboral.

La vida está llena de ejemplos de emprendedores que han tocado el cielo con su empresa, aunque también hay otros que han fracasado y el término medio, los que consiguen tirar adelante con la empresa que han creado, que ya es mucho. Pero todos ellos han pasado por lo que podríamos considerar las cinco fases del camino del emprendedor:

  1. Optimismo sin conocimiento: lo primero de todo es amar nuestra compañía y creer en nuestro producto, confiar en que nuestro negocio servirá para revolucionar el mundo aunque no tengamos los conocimientos necesarios para ello. En definitiva, ser siempre fieles a nuestra idea.
  2. Pesimismo informado: a medida que nuestra idea va creciendo, empiezan a surgir las primeras dificultades, como la competencia a la que debemos enfrentarnos, las dificultades para negociar con los bancos, etc.; y el pesimismo va ganando terreno.
  3. Crisis: es uno de los momentos determinantes a la hora de saber si nuestra empresa triunfará y de si realmente tenemos espíritu emprendedor. Cuando tenemos toda la información aparecen los momentos de crisis, especialmente delicados cuando aparecen las dificultades para pagar al resto de empleados de la empresa.
  4. Emergencia: tras la crisis, llega la emergencia, ese momento en el que decidimos si seguir adelante con nuestra empresa o arrojamos la toalla. Es un momento crucial, ya que la mayoría de emprendedores que se rinden lo hacen en el penúltimo paso del camino.
  5. Optimismo informado: si hemos decidido seguir adelante con al empresa, seguro que habremos descubierto nuevas formas de hacer las cosas, caminos diferentes para llegar al mismo punto del que hablábamos al principio: cambiar el mundo. Pero ahora tenemos la experiencia de las fases anteriores y un conocimiento más sólido de lo que nos espera, por lo que será más fácil evitar los errores.

Antes de acabar, no podemos pasar por alto otro de los factores que resultará clave a la hora de que nuestra empresa triunfe: los socios. Debemos asociarnos con una persona de confianza, con el mejor socio que encontremos, ya que juntos deberemos superar todas estas etapas, algunas de ellas muy complicadas, y necesitaremos una compenetración perfecta para trabajar codo con codo sin acabar tirándonos los trastos a la cabeza.

Vía: Plan Emprendedor

Foto: Iker Merodio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...