Las 8 cualidades de los emprendedores de éxito

Los emprendedores de éxito comparten unos rasgos de personalidad que les han ayudado a que sus ideas de negocio hayan triunfado. A continuación, te mostramos las 8 características que todo buen emprendedor debe tener para conseguir el éxito.

Business person on a graph, representing success and growth

El emprendimiento es una de las vías de empleo que más importancia ha cobrado en España en los últimos años, siendo una de las opciones que más valoran los estudiantes universitarios y jóvenes profesionales como forma de incorporarse al mercado laboral. Los emprendedores son, asimismo, positivos para el tejido empresarial porque favorecen la competencia, cubren las necesidades de los ciudadanos u otras empresas y sirven de inspiración para que otras ‘starups’ sigan innovando.

No obstante, se trata de un mundo muy competitivo y exigente en el que no todos los profesionales que se lancen a emprender conseguirán tener éxito con sus negocios. Según diversos estudios, los emprendedores españoles de éxito comparten una serie de rasgos como una titulación superior o unos años de experiencia laboral previa en el sector; pero también revelan unos rasgos de personalidad determinados que han marcado su triunfo.

Si quieres tener éxito con tu idea de empresa, deberás tener las cualidades de un buen empresario para saber tomar las decisiones adecuadas y conseguir construir un negocio desde una primera idea plasmada en un papel. A continuación te mostramos las cualidades que todo emprendedor debería tener:

Las cualidades de los emprendedores de éxito

  • Mantente motivado: Un emprendedor debe ser un profesional con una alta dosis de motivación, estimulado y estar siempre alerta para aprender cosas nuevas para seguir en la vanguardia. Una de las claves para ser emprendedor es no dejarse arrastrar por los fracasos y buscar otras vías para superar los objetivos propuestos. Además, un emprendedor no debe olvidar nunca sus responsabilidades como empresario, así como aceptar concejos y sugerencias de los trabajadores o de los clientes.
  • La innovación es vital: Difícilmente vas a conseguir triunfar con tu negocio si sigues el camino que otros ya han marcado. En este caso, ten en cuenta que deberás competir con un producto o servicio nuevo frente a otros con mucha más trayectoria comercial, renombre y eficacia. La base para cualquier emprendedor de éxito es la innovación, pudiendo incorporar nuevas tecnologías o formas de trabajo alternativas para solucionar problemas existentes (o no detectados aún).
  • Valora tu autonomía: A veces, emprender significa ser independiente de una empresa y lanzarse al mercado como ‘freelance’ o trabajador autónomo; aunque eso signifique renunciar a la estabilidad o el amparo que proporciona una empresa ya consolidada. Con todo, si eres un trabajador independiente, responsable y crees tener todos los conocimientos necesarios para poner en marcha tu propia idea de negocio sin una compañía que te respalde, puedes iniciar tu propia ‘startup’.
  • El éxito depende de ti: Los mejores emprendedores son aquellos que reconocen que los resultados se obtienen por efecto de las propias acciones, cuyos éxitos o fracasos responden a las decisiones que han tomado. Aquellos trabajadores que achacan los fallos o éxitos a la mala suerte, los compañeros o una situación determinada no conseguirán triunfar. Se realista y piensa que con trabajo duro, perseverancia y una buena idea puedes conseguir el éxito.
  • Se eficaz: Los emprendedores más exitosos muestran grades niveles de confianza en sus propias capacidades para enfrentarse a las distintas situaciones que se presentan en una empresa. Una persona que desconfía por sistema de sus decisiones o resultados no presentará un buen producto o servicio a los clientes; aunque tampoco es cuestión de no aceptar críticas. Además de confiar en sí mismos y en sus posibilidades de alcanzar el éxito, son considerados personas más positivas, incansables y seguros.
  • Asume los riesgos: Todos los emprendedores corren riesgos de forma diaria, poniendo en peligro sus ahorros o estabilidad financiera en pro de un negocio. Aquellos empresarios que van con cautela difícilmente lograrán triunfar porque, hasta que no estén seguros del éxito, no se decidirán a apostar por un proyecto y perderán la oportunidad de estar en la vanguardia del sector. La clave es valorar los riesgos y los beneficios antes de tomar una decisión, siendo esta una elección estudiada.
  • Se proactivo: Las personas proactivas toman el control de las situaciones, valoran los beneficios y los perjuicios de aquellas decisiones que podrían tomar. Un emprendedor debe tener iniciativa en este sentido, imponiéndose ante el negocio para ser quien lo gobierne; de otro modo, las tareas y decisiones que tomar terminarán imponiéndose sobre tu vida personal, convirtiendo el trabajo en tu eje de vida.
  • Rodéate de los mejores: Una vez el negocio va despegando necesitarás contar con empleados o socios que te ayuden a seguir creciendo como empresa. Cuando llegue este momento, ten claro que debes contratar a los mejores trabajadores para que te ayuden con tu empresa, puesto que parte del éxito de un negocio en sus primeros años de funcionamiento depende del equipo que lo componga. No contrates a amigos o parientes si no estás seguro que sean los mejores perfiles que puedes tener a tu alcance.

Imagen: © SergeyNivens

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...