Cómo redactar una carta para un retiro de un servicio público

En la carta de retiro de un servicio público deberemos indicar la fecha a partir de la que dejará de tener efecto el contrato y asegurarnos de haber cumplido con la permanencia.

A la hora de asegurarnos el éxito de nuestra empresa, nuestros proveedores tendrán un papel clave. El teléfono, la conexión a internet, el proveedor de materias primas… en sus manos estará parte de nuestro futuro, por lo que es normal que busquemos el proveedor con la mejor relación calidad precio. Sin embargo, pueden aparecer problemas como una conexión defectuosa, falta de cobertura o retrasos en los envíos que nos pueden llevar a tomar la decisión de cambiar de proveedor de servicios.

Si queremos darnos de baja de una de estas compañías, deberemos redactar una carta para el retiro. Cuando tomamos la decisión de cambiar de proveedor, lo primero que debemos hacer es buscar en el contrato las cláusulas de cancelación o suspensión, que determinarán el compromiso de permanencia (tiempo mínimo que debemos estar), la antelación con la que hay que notificar la baja (unas dos semanas) o la forma en la que debemos enviar la documentación (fax, correo electrónico, en mano), etc.

Una vez tenemos claras todas estas condiciones y hemos cumplido con el compromiso de permanencia, es el momento de ponernos a redactar nuestra carta de retiro del servicio. Sobra decir que deberá ser una carta formal, breve, en la que expliques de forma concisa que queremos romper nuestra relación con el proveedor explicando las razones que nos llevan a ello. Es posible que, una vez tenga la carta en sus manos, el proveedor se ponga en contacto con nosotros para hacer una contraoferta.

A la hora de escribir nuestra carta, lo primero de todo será indicar en la parte superior nuestro nombre y dirección para que el proveedor no se confunda de cliente. A continuación escribiremos la fecha del día en que enviamos la carta, para poder demostrar que la hemos mandado por antelación. Acabaremos el encabezado dirigiéndonos al agente, representante o proveedor con el que hicimos el negocio, ya que probablemente tengamos más contacto con él que con el resto de trabajadores de la empresa.

Para el cuerpo bastará con un párrafo en el que después de agradecer el servicio prestado anunciemos el fin del contrato a partir de una fecha (respetando los límites del contrato). Aquí hay que indicar nuestro nombre y el de la empresa; además de toda la información del contrato (número, fecha, servicio a suspender, etc.). Antes de despedirnos, añadiremos nuestros datos de contacto por si el proveedor quiere resolver algún detalle. Finalmente, debemos avisar al banco del fin de nuestra relación con el proveedor para que no nos lleguen más facturas suyas.

Foto: josef.stuefer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...