Cómo aplazar el pago de impuestos de autónomos

Analizamos la prórroga de los impuestos de los autónomos, una de sus principales preocupaciones y la razón por la que muchos trabajadores no se atreven a dar el paso.

autonomo

Ser autónomo en España no es fácil. A la responsabilidad de ser tu propio jefe, establecer unos horarios de trabajo que siempre acabas superando y tener que ocuparte de todos y cada uno de los detalles de la empresa se suman las importantes cargas fiscales que sufren los trabajadores por cuenta propia. Cada tres meses deben presentar el IVA trimestral -y pagarlo-, y luego están el IRPF, la renta y otros impuestos que muchas veces son un quebradero de cabeza, en especial si las empresas para las que trabajan se toman su tiempo en pagarles.

No son pocas las empresas que pagan a mes vencido, a 30 días, a 60, incluso a 90… Peor lo tienen aquellos que trabajan con la administración o con empresas públicas, que muchas veces no saben cuando van a cobrar. Sin embargo, Hacienda no espera y los autónomos deben acudir puntualmente a su cita con los impuestos si no quieren llevarse una multa. Lo que quizá muchos de ellos no saben es que los autónomos pueden aplazar el pago de impuestos a Hacienda, un salvavidas en muchos casos pero que deben saber utilizar.

Quién puede solicitar el aplazamiento

Lo primero que necesitamos saber es qué trabajadores por cuenta propia pueden aplazar el pago de estos impuestos, y la respuesta es fácil: todos los autónomos con una deuda entre 300 y 30.000 euros pueden solicitar la prórroga. Lógicamente, para solicitar este aplazamiento debes estar al corriente de pago con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social, si no Hacienda rechazará la petición.

También pueden solicitar una prórroga los trabajadores por cuenta propia con una deuda superior a los 30.000€. Sin embargo estamos hablando de una cantidad bastante importante así que en ese caso deberán aportar un aval o garantías, y el proceso es algo más complejo. Estas condiciones se aplican tanto a los trabajadores por cuenta propia “convencionales” como a los autónomos dependientes -la mayoría de sus ingresos proceden de la misma empresa- o a los autónomos en pluriactividad -además de esta, ejercen otra actividad económica-.

Cómo solicitar el aplazamiento del pago de impuestos

Esta prórroga a la hora de hacer frente a las obligaciones fiscales se debe comunicar a la hora de rellenar el modelo 303 si hablamos del IVA o el 130 si lo hacemos del IRPF. Debes completarlo como siempre, pero en la forma de pago hay que seleccionar “Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento”. Firmamos y lo enviamos. Hay que matizar que aunque estemos hablando de deuda e incluso Hacineda utilice este término, no estamos ante una deuda como tal.

Tras seleccionar “Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento” aparece una pestaña donde dice que la presentación se ha tramitado con éxito, además de un aviso recordando que aún no se ha tramitado la deuda. En la parte inferior tendrás la presentación en PDF, un documento que siempre es importante descargar. A continuación puedes tramitar la deuda y todos sus detalles antes de firmarla definitivamente.

A la hora de tramitar la deuda se abrirá una nueva pestaña, donde además de explicar los motivos por los que se pide el aplazamiento del pago también hay que indicar el calendario de pagos. Hay tres tipos de aplazamiento:

  • Parcial: se abona parte de la deuda a Hacienda cuando se presenta el modelo y el resto se aplaza
  • Total: no se paga nada al principio, pero el autónomo debe fijar la fecha futura en la que se hará el pago total de la deuda
  • Fraccionado: similar al total, aunque la deuda no se paga de golpe sino en plazos iguales. Pueden ser mensuales, trimestrales, etc.

Eso sí, el número de plazos y la fecha deben ser realistas, ya que Hacienda tiene la última palabra a la hora de aceptar el aplazamiento y no suelen aceptarse peticiones que incluyan un número de pagos excesivo o a muy largo plazo. En unos 10 o 12 días tendrás una respuesta de Hacienda, y si es negativa todavía tienes una última carta por jugar.

Puede haber una segunda negociación con Hacienda si te rechaza la primera petición, aunque en este casi lo ideal es hacerlo en persona en las oficiales de la Agencia Tributaria. Si has olvidado algún pago ya no hay margen para la negociación, y tendrás que pagar un recargo del 20%. Aquí también es recomendable presentarse en la oficina de la Agencia Tributaria con el recargo, ya que Hacienda no comprueba día a día todos los pagos y, pese a haber solucionado el problema, puede que te llegue el aviso otra vez.

Los plazos de pago

Lo último que debes saber es la importancia de la fecha en que solicitas el aplazamiento. Si lo haces del 1 al 15, podrás pagar desde que recibes la confirmación de Hacienda hasta el día 20 del mes siguiente -o el primer día hábil a partir del 20 si este es festivo o fin de semana-. En cambio, si has pedido el aplazamiento entre el 16 y el 20 el plazo es mayor ya que puedes efectuar el primer pago hasta el día 5 del segundo mes que venga después, por lo que es recomendable presentar la solicitud de prórroga los últimos días de plazo para presentar el modelo de ese impuesto.

Más información: Quipu

Foto: © vinnstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...