Sube el empleo, bajan las horas trabajadas

La reducción del desempleo de los últimos meses no ha evitado la precarización del empleo, ya que los contratos son a tiempo parcial, con menos horas y un sueldo inferior.

Todos los meses, cuando conocemos los datos del paro resgistrado, hablamos de la precarización constante del mercado laboral español. Si bien es cierto que el desempleo ha bajado en los últimos meses -aunque la situación sigue siendo dramática-, vemos que la contratación temporal o a tiempo parcial se impone a los contratos indefinidos o a jornada completa. Así, la caída del paro va acompañada de una caída de las horas trabajadas lo que nos lleva a la situación de lo que algunos medios han bautizado como “pobres con empleo”.

Un dato muy ilustrativo es que en el segundo trimestre del año se crearon 415.800 empleos en los que el trabajador tenía una jornada semanal entre 20 y 29 horas. En cambio, en esos tres meses, los trabajadores a jornada completa -40 o más horas a la semana- se redujeron en 298.700 personas. Esto se debe, en parte, a que si antes un empleo lo ocupaba un trabajador a jornada completa ahora se lo reparten entre dos trabajadores a tiempo parcial. Y los mismo pasa con el sueldo, que es inferior.

Desde 2008 se da esta situación, aunque ha sido en el último año cuando la evolución hacia los minijobs ha sido más patente. La jornada laboral media ha pasado de las 35’6 a las 34’9 horas a la semana, y la creación de empleo no compensa la actividad. Detrás de este fenómeno se esconden la famosa reforma laboral que permite a los empresarios modalidades de contratación más flexibles con las que contratar a trabajadores específicamente para cubrir picos de producción o demanda a coste reducido.

Otro de los efectos es que muchas veces estos trabajadores contratados a tiempo parcial acaban haciendo más horas de las que dicen sus contratos. Como decíamos, la pérdida de horas de trabajo va acompañada de una caída de los salarios. Muchos desempleados, en especial los de larga duración -más de 12 meses sin empleo- ven como cobran hasta un 30% menos que antes de la crisis debido a la pérdida de capacidades y el poco margen de maniobra que tienen a la hora de negociar el sueldo y la jornada laboral.

Sin embargo, el perfil del trabajador a tiempo parcial es el de jóvenes menores de 35 años con estudios, ya sean de Formación Profesional o universitarios. En ambos casos, el porcentaje de trabajadores con una jornada laboral inferior a la que desearían o que trabajan en un sector ajeno al que han estudiado está por encima del 17%. En los últimos meses, cuatro de cada diez contratos firmados eran a tiempo parcial, una tendencia que previsiblemente no parará.

Vía: Expansión

Foto: Andrés Nieto Porras

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...