¿Nos pueden quitar empleo los robots en el futuro?

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el riesgo que suponen los robots para el empleo, pero la realidad nos dice que poco a poco están sustituyendo a trabajadores de ciertos sectores.

robot

Cuando en clase de historia nos explicaron la Revolución Industrial, descubrimos que la máquina a vapor y otros inventos de la época supusieron grandes avances en la producción, pero también la pérdida de muchos empleos ya que la presencia humana en las fábricas era cada vez menos necesaria. De hecho, mucho obreros sabotearon las máquinas como protesta durante años. Pero… ¿vivimos en una situación parecida? ¿Corremos el riesgo de que las máquinas nos quiten los puestos del trabajo en el futuro?

No podemos negar que los robots son una herramienta cada vez más útil en muchos empleos. Como las cajas de los supermercados. Donde antes había cuatro cajeros, ahora hay cuatro cajas automáticas y un empleado que se ocupa de solucionar cualquier incidencia y de controlar que no hagamos ninguna trampa. De hecho, estos trabajo repetitivos, para los que no hace falta mucha cualificación, son los que corren más riesgo de desaparecer en manos de la inteligencia artificial.

En los últimos años hemos conocido estudios que hablan de que los robots podrían ocupar un 47% de los empleos en Estados Unidos en solo 10 años. Unas cifras que asustan, pero si miramos atrás vemos que en la primera década del siglo XXI se redujo en un 26% el número de contables, en un 46% los agentes de viajes, en un 63% los mecanografistas o en un 64% los telefonistas. Claro que el auge de esta tecnología también implica la creación de nuevos empleos, algo que ha ocurrido en el pasado y que sucederá cuando los trabajadores se adapten a la rápida evolución tecnológica.

¿Qué dicen los expertos?

Precisamente esa generación de empleos es uno de los argumentos de los defensores de los robots frente a sus detractores, aunque ambos grupos están muy igualados. Estos expertos tecnooptimistas aseguran que la robótica nunca alcanzará tal nivel de desarrollo que permita sustituir al empleo humano, y que en el hipotético caso de que eso pase las estructuras legales de la sociedad harán que el impacto de la automatización sea mínimo, y añaden que siempre habrá trabajos que un robot no pueda hacer.

Sin embargo, los más reacios al uso de robots señalan que esos trabajos que quedarán en manos de las personas son los que requieren un esfuerzo humano (pintores, jardineros, editores, niñeras, entrenadores…) además de directivos. Otro de sus argumentos es el aumento de las desigualdades sociales que provocaría un mundo donde los robots hicieran nuestro trabajo. Un robot no cobra un sueldo ni cotiza a la seguridad social, así que el trabajo humano sería cada vez más precario.

Y vosotros qué pensáis, ¿acabarán quitándonos el trabajo los robots?

Más información: El Confidencial, Quo

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...