Modelo de la carta de reintegro

En la carta de reintegro a la universidad debemos indicar qué estudios queremos volver a cursar, por qué los abandonamos en su día y el motivo que nos lleva a volver a las aulas.

Muchos jóvenes abandonaron sus estudios hace unos años para aceptar un empleo que, en muchas ocasiones, ha sido una víctima más de la crisis. Ahora, con los niveles de desempleo todavía por las nubes y los continuos mensajes invitándonos a “reciclarnos” o a seguir formándonos no son pocos los que se deciden a dar el paso y volver a las aulas. Para ello, hay ocasiones en las que deben escribir una carta de reintegro a la universidad a su campus o facultad, así que vamos a ver como hacerlo.

Antes que nada, debemos saber que no siempre es necesario redactar este escrito de reintegración a la universidad, sino que solo algunas facultades o escuelas lo piden. A grandes rasgos, debemos explicar que hemos decidido reemprender unos estudios que en su día abandonamos por algún motivo, que deberíamos indicar, y que solicitamos que nos vuelvan a aceptar en la universidad. No hay que confundir la carta de reintegro con la de motivación, y deberíamos presentarla físicamente.

Si hacéis click en este enlace, os encontraréis con un ejemplo de carta de reintegro. Como vemos, en el encabezado, además de la fecha, debemos incluir la universidad a la que nos dirigimos (o la facultad) y el nombre del destinatario, generalmente el decano de nuestra facultad o la oficina de atención al estudiante. Aquí también podemos incluir el cargo del destinatario. El primer párrafo debe ser breve, basta con indicar que hemos decidido reemprender los estudios e indicar cuáles.

En el segundo párrafo nos podemos extender más, explicando los motivos o las circunstancias que en su día nos llevaron a aparcar nuestros estudios y por qué hemos decidido reemprenderlos. Si el plan de estudios ha cambiado también podemos preguntar cómo podemos adaptarnos a él, y podemos añadir una breve descripción de los documentos que adjuntamos (nuestros datos escolares, el expediente, etc.). Finalmente, nos despedimos agradeciendo la atención que nos han prestado y a la espera de una respuesta y la firmamos.

Ya hemos dicho que debemos presentar la carta de forma física en la oficina que corresponda de nuestra universidad, así que antes deberemos averiguar dónde llevarla. Sobra decir que debemos prestar especial atención a la ortografía y a la corrección gramatical ya que una carta con faltas de ortografía o con frases mal estructuradas da una impresión pésima del redactor, más aún cuando lo que estamos pidiendo es que nos vuelvan a admitir en un centro educativo como la universidad.

Foto: Justin Henry

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...