Ligero descenso del desempleo durante el 2011

El número de desempleados a nivel mundial se espera que se sitúe en 2011 en los 203,3 millones de personas. Si tenemos en cuenta que el pasado año esta cifra se ubicó en los 205 millones, nos encontramos con que la tasa de paro mundial del 6,1% que se espera para este año está tan solo una décima por debajo de la del año anterior. Dicho de otro modo, la recuperación es lenta y costosa, y lo es a pesar de que varios indicadores macroeconómicos muestran una recuperación evidente. Así lo indica un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) titulado Tendencias mundiales del empleo 2011.

La famosa cola del paro

Resulta que el PIB  y el comercio mundial, el consumo y los mercados bursátiles lograron en el 2010 alcanzar e incluso superar los niveles anteriores a la crisis. En cambio, y según recoge Europa Press, persisten los “altos niveles de desempleo y un creciente desaliento en los países desarrollados” y los “niveles altos de empleo vulnerable y pobreza laboral” en las economías emergentes y en desarrollo. Todo ello dificulta la recuperación laboral, que evoluciona a paso de tortuga. ¿Cuál es la solución? Según el director general de la OIT, Juan Somavia, “precisamos repensar las combinaciones típicas de políticas macroeconómicas y hacer de la creación de empleo un objetivo macroeconómico tal como lo son las altas tasas de crecimiento, la baja inflación y los presupuestos públicos equilibrados”. ¿Cómo? Eso se lo dejamos a la reflexión de la mente experta.

Si bien desde la OIT no dan grandes soliciones, sí que apuntan uno de los grandes males de la sociedad actual: el paro juvenil. En total, 78 millones de jóvenes estaban sin trabajo en 2010. Casi cinco millones más que en 2007, cuando la cifra alcanzaba los 73,5 millones. Aunque esta cantidad es ligeramente inferior a la registrada en 2009, el panorama no es alentador. La tasa de desempleo del colectivo en 2010 fue de un 12,6%. Pero eso no es todo. Según los cálculos de la OIT, por aquel entonces había 1,7 millones menos de jóvenes en el mercado laboral de lo previsto. ¿Dónde estaban todos ellos? Lo que sabemos seguro es que no estaban buscando activamente empleo. El desaliento llama a la pasividad, algo que conocemos de sobras gracias al auge de la generación ni-ni.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...