Las preguntas más frecuentes en una entrevista de trabajo, y cómo responder a ellas

Háblame de ti

Lo mejor es afrontar las pregunta lo más honesta y rápidamente posible, sin ser negativo sobre tu actual empresa. El objetivo es compartir, sin dar muchas explicaciones, qué has aprendido, y qué habilidades quieres continuar desarrollando. Aunque te encuentres en una mala situación, piensa cómo plantear la situación positivamente. Por ejemplo, si estás dejando tu trabajo por problemas con tu responsable o la empresa, no hables negativamente sobre ellos, indica que tenéis diferentes filosofías de trabajo. Si tu trabajo es aburrido y excesivamente rutinario, indica que estas buscando una posición más dinámica y retadora.

  • ¿En qué has trabajado antes? Únicamente enumera los trabajos que están relacionados con el puesto laboral al que te presentas. Por ejemplo, si como la mayoría de los jóvenes estuviste trabajando en empleos temporales para sacarte algo de dinero, no los menciones, a no ser que estén directamente relacionados con el trabajo al que te presentas. Si no tienes experiencia profesional, puedes hablar sobre prácticas en empresas, voluntariados o becas en el extranjero. Lo importante es aportar siempre algo en este tipo de preguntas para una entrevista de trabajo.
  • ¿Cuál ha sido tu logro profesional más importante? Cuéntale a tu entrevistador tu momento de gloria en el pasado, pero tampoco te excedas adornándolo demasiado. Elige una situación especialmente complicada o estresante y explica cómo la resolviste gracias a tus capacidades personales y, sobre todo, los resultados positivos que tuvo para la compañía.
  • ¿Cuál es tu mayor defecto? Con esta pregunta quiere saber si serás la clase de persona que recibe bien la crítica y se esfuerza por mejorar, o más bien de quienes niegan el error y se resisten a cambiar de hábitos.
  • ¿Por qué deberíamos contratarte a ti y no a otros candidatos? Deja la inseguridad a un lado y véndete. Este es el momento de hablar bien de ti mismo, destaca tus competencias, cualidades y experiencia.
  • Háblame de ti. Parece una pregunta inocente pero tiene un objetivo bien pensado por el reclutador: conocer tu ‘yo profesional’. Cómo trabajas, en qué áreas tienes experiencia y por qué puedes ser un elemento valioso para una organización.
  • ¿Por qué duraste poco en tu anterior empleo? Esta pregunta aparecerá si el reclutador identifica un empleo de poca duración. Les preocupa que seas una persona inestable.

Hay cuestiones clave que nos pueden llevar a la siguiente ronda o dejarnos fuera del proceso.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...