Las fábricas españolas no paran de destruir puestos de trabajo

Los motivos por los que las fábricas españolas destruyen empleos

Las fábricas españolas no paran de destruir puestos de trabajo

En el mes de enero las fábricas españolas destruyeron puestos de trabajo por noveno mes consecutivo. Además, es interesante destacar que lo hicieron al mayor ritmo en más de seis años. Tal y como explican los expertos, la gran mayoría de empresas muestra una actitud defensiva, destruyendo empleos y reduciendo sus compras mientras esperan un incremento sostenido de la demanda.

De forma paralela a la destrucción de puestos de trabajo, los últimos datos publicados indican que la producción se redujo en España al ritmo más débil de los últimos ocho meses. Además, los pedidos desde agosto a diciembre de 2019 también se vieron reducidos. Aún así, las compañías insisten en la debilidad de la demanda como principal motivo del momento crítico que atraviesan.

En cuanto a las ventas de exportación, en el mes de enero de 2020 se redujeron por octavo mes consecutivo, debido en gran parte a la inestabilidad e incertidumbre económica global, que afectó a los nuevos pedidos. Con estos datos, parece que el sector manufacturero español se encuentra sumido en un periodo de contracción, con la caída de la producción y de los nuevos pedidos, y la destrucción de empleos.

El índice PMI del sector manufacturero en España se mantuvo por debajo del nivel de ausencia de cambios de 50 en el primer mes de 2020. Aún así, en enero se situó en un 48,5, por encima del 47,4 marcado en diciembre, lo que indicó un ritmo de contracción más lento y leve.

En enero de 2020 las ventas cayeron de forma notable en muchos sectores, lo que obligó a las compañías a concentrarse única y exclusivamente e los pedidos pendientes. Esto provocó una gran reducción en los puestos de trabajo. Al mismo tiempo, la actividad de compras también se redujo.

El sector manufacturero en España se caracteriza por tener una gran capacidad disponible, lo que permite a las compañías mantener su actitud defensiva.

En cuanto a la confianza de los empresarios con respecto al futuro, ha mejorado considerablemente en los últimos meses. Muchas compañías españolas tienen previsto el lanzamiento de nuevos productos o servicios a lo largo de 2020. Además, se muestran confiadas en el impulso de nuevas actividades comerciales. A todo ello hay que sumar los planes de algunas empresas de mejorar sus instalaciones a lo largo de este año. La principal razón para el optimismo es el repunte de las ventas que se espera para 2020.

Respecto a la incertidumbre económica mundial, la confianza regresará a las empresas y a los consumidores.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...