Las 8 claves para negociar un aumento de sueldo

La mayor parte de los trabajadores no están satisfechos con su sueldo, sin embargo, son pocos los que se plantean abrir una negociación con sus jefes. No te conformes con menos de lo que crees justo y aprende a negociar un aumento de sueldo gracias a estos 8 consejos.

sueldo

La negociación de salarios es una parte poco desarrollada en la cultura laboral española, pues los trabajadores acostumbran a conformarse con los salarios obtenidos a pesar de llevar muchos años desarrollando un puesto o habiendo adquirido nuevas responsabilidades. Pedir una remuneración justa por el trabajo realizado es aún una asignatura pendiente para muchos trabajadores, quienes tienen miedo a negociar su salario por el tipo de jefe que tienen.

Las encuestas apuntan que la mayoría de empleados se siente poco conforme con el salario que perciben pero, a pesar de ello, la idea de negociar la retribución con los jefes continúa pareciendo una idea demasiado arriesgada. El clima de b altas cuotas de paro y la dificultad de iniciar un nuevo negocio no han hecho sino agudizar este miedo a ‘enfrentarse’ a los jefes y pedir un aumento de sueldo.

Si bien los trabajadores siempre queremos mejorar nuestro salario y las empresas, ahora más que nunca, invertir lo menos posible en la plantilla y contratar a mano de obra más económica; plantear un aumento de sueldo no es una petición descabellada. Con todo, si crees que la tensión de pedir un incremento en tu salario puede conllevarte consecuencias negativas en tu trabajo diario, es que quizás no tienes una idea correcta de lo que significa negociar en el ámbito laboral.

Las ocho claves para negociar tu sueldo

  1. Es una negociación: No se trata de imponer una cifra ni dejar que te impongan un salario que no consideres justo a tus tareas y responsabilidades. Durante este proceso debes actuar de forma autoritaria o sumisa no será bueno para conseguir tus objetivos, encuentra el equilibrio al ser dialogante pero firme en tus líneas rojas. Fomenta un diálogo justo entre ti y tus jefes para que no cambie vuestra relación y compromiso laboral.
  2. Rechaza la primera propuesta: Negociar un salario tiene algunas similitudes con el regateo, siendo una de las normas más importantes la de no aceptar la primera cifra que te propongan. Lo más probable es que estén buscando dónde están tus límites y si eres un trabajador que se conforme rápidamente. Intenta negociar algo mejor a lo que te hayan propuesto y asegúrate de aceptar sólo cuando realmente consideres que te ofrecen lo que mereces.
  3. No te muestres descontento de forma ofensiva: Frases como “¿nada más?” o “¿sólo me ofrecéis esto?” están terminantemente prohibidas en una negociación de este calado. Aunque creas que la oferta que te han hecho es inadecuada para tu puesto, tareas o años en la empresa, no puedes mostrar tú descontento de esta forma, existen otras fórmulas para explicar a tus jefes que el aumento propuesto no se corresponde a tus expectativas o no es razonable.
  4. No utilices la baza de tener más ofertas: Jamás menciones que tienes otras posibilidades de empleo en otras compañías, sea cierto o sea falso no te servirán para tener una mejor negociación con tus superiores. Lo más probable es que te recomienden que renuncies a tu actual empleo para dedicarte a uno donde tengas una mejor remuneración, dando por terminada así la negociación. Amenazar con irte a otra empresa competidora no suele funcionar.
  5. Sigue las negociaciones hasta el ‘no’ definitivo: Una buena negociación es aquella en la que ambas partes llegan a sus ofertas finales, un punto en el que la empresa no te va a ofrecer mejores condiciones salariales. Sin embargo, no de dejes amedrentar por frases como “es mi última oferta” o “esto es lo único que te voy a ofrecer” porque no son un cierre de negociaciones. Tú tampoco debes emplear expresiones similares, no contribuyen a un diálogo sincero y útil.
  6. Haz una contraoferta: La clave de una negociación de éxito es la de hacer contraofertas ante una propuesta que no te agrade. No debes cerrarte en banda si escuchas una mejora salarial que no esperabas o no te parece suficiente, parte de este punto y propón a tu empleador una propuesta que sea justa contigo y pueda ser aceptada por la empresa. Recuerda que una contraoferta puede ser aceptada por tus jefes, así que no propongas nada que no te parezca justo para ti.
  7. No te compares con los demás: Uno de los errores más habituales en estos procesos es el de comparar tu salario con el de otros compañeros con un puesto similar o de la misma categoría, haciendo una lista de todo aquello que tú haces y él no. Primero, no se verá bien y puede causar malas relaciones con el resto de la plantilla de trascender este detalle; segundo, no aportará nada positivo a tu trabajo. Enfócalo de forma personal.
  8. Dar pena no hará que tu jefe sea empático: No es recomendable dar una imagen lastimosa contando a tu jefe todos los problemas financieros que tienes. Puedes necesitar un aumento por múltiples motivos o sólo quererlo como reconocimiento a tus labores, pero enumerar tus problemas a tus superiores hará que se formen una imagen negativa de cómo manejas tus asuntos personales. Tampoco creará complicidad con tu jefe porque le habrás dado la impresión de ser un manirroto.

Imagen: © AndreyPopov

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...