La preocupante situación del paro juvenil en España

Las cifras del paro juvenil, aunque mejoran ligeramente en el primer trimestre del 2017, siguen siendo muy desalentadoras en nuestro país. Las analizamos en el siguiente artículo.

La alarmante situación del paro juvenil en España

El desempleo siempre ha sido un problema en la economía española, pero desde la crisis del año 2008 este se ha agravado aún más. Hay algunos colectivos de la sociedad que se ven más afectados por la pérdida de trabajo y entre ellos se encuentran los jóvenes.

Los últimos datos señalan que el paro juvenil es superior al 40%, es decir, 4 de cada 10 jóvenes no tienen trabajo. En lo que se refiere a la tasa de paro para toda la población, esta se encuentra en un 18,75%. La diferencia entre ambos porcentajes es muy significativa.

Las cifras del desempleo juvenil

Si analizamos los datos del paro juvenil proporcionados por la Encuesta de Población Activa (EPA) más reciente se observa que el número de jóvenes desempleados menores de 25 años ha disminuido levemente respecto al trimestre anterior, en concreto el descenso es del 3,7%. La cifra total de jóvenes sin trabajo es superior al medio millón de personas para esa franja de edad; son 591.800 los menores de 25 años sin empleo.

En el caso del grupo de menores de 35 años, el paro bajó un 2,8%, un descenso menor que en el de los menores de 25 años. De esta forma, hay más de un millón y medio de jóvenes con menos de 35 años que no tienen trabajo (el número exacto es de 1.568.00 personas).

Estudiando los datos del desempleo juvenil por tramos de edad se observa que, a pesar de que hay diferencias entre estos, para todos los grupos que forman el colectivo de los jóvenes el desempleo es muy elevado. Así, de 16 a 19 años hay 134.500 adolescentes sin trabajo (esto es un descenso del 2,23%), de 20 a 24 años son 457.300 jóvenes sin empleo (este es el tramo que presenta una mayor bajada con un 4,18%) y de 25 a 34 el número de desempleados es de 976.800 personas (un 2,22% menos).

La EPA también nos muestra que la población joven ocupada ha sufrido un descenso y que la tasa de actividad juvenil ha disminuido. Esto nos indica que los jóvenes están marchando de España o no figuran dentro del sistema por las insuficientes posibilidades de encontrar trabajo.

Estos datos nos indican que es mucho lo que queda por hacer todavía para conseguir disminuir el paro entre los jóvenes. Además, sería conveniente revisar las políticas públicas de empleo que se están llevando a cabo en la actualidad porque estas cifras nos demuestran que sus resultados son más que dudosos. Se deben invertir los recursos en fomentar las ofertas de empleo y la formación de calidad orientada hacia el mercado laboral.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...