La cuarta revolución industrial y el empleo

A pesar de los grandes avances que hay en España con la revolución empresarial, aun se busca aumentar el empleo para acabar con la crisis

La cuarta revolucion industrial y el empleo

España ocupa el segundo lugar de los países con mayor índice de desempleo en la Unión Europea. Desde 2012 con la crisis económica y la reforma laboral, España ha dado cambios progresivos en materia laboral, pues aunque se ha generado empleo, el escenario es bastante cambiante y los salarios son escasos, un panorama no muy alentador para la población joven y que se repite en Polonia en mayor medida, país en donde es posible ver este mismo fenómeno de temporalidad laboral en al menos 14,2 de la media comunitaria.

Se ha calculado que cerca de 73% de los jóvenes españoles, entre los 15 y 24 años, tienen empleo de forma temporal, lo que ha posicionado a España como el segundo país con mayor nivel de desempleo (42.9%), pues le supera Grecia (44,2%). De hecho el cálculo general de la Unión Europea es el 16,6% de parados, de los cuales la gran mayoría no posee una cobertura por desempleo.

Las condiciones de empleo en España

Aunque España se caracteriza por una flexible y amplia oferta de empleo, las vacantes no son equitativas en la región. Esa desigualdad viene dada por un modelo productivo muy marcado en actividades de poco valor añadido como por ejemplo el turismo. Además la poca inversión en innovación, el poco  desarrollo industrial, el predominio del sector primario y la fuerte dependencia del ámbito de la construcción.

Todo esto se resume a que las condiciones para asumir un empleo no están dadas, pues siguen en el mismo estatus previo a la crisis y aunado a ello, no se han implementado las reformas pertinentes para mejorar la situación. El panorama en el que confluyen todos estos factores ha provocado problemas de financiación, tanto por imposiciones como por la garantía de la seguridad social.

El incremento de las pensiones

Otro fenómeno que se ha visto en el sector empleo es el incremento en pensiones, un gasto que ha venido en constante crecimiento desde 2007, lo que ha derivado en el aumento de cotizaciones sociales que ha sumado 16.000 millones de Euros, provocando que las cuentas de Seguridad social presenten un déficit de aproximadamente 18.000 millones de Euros.

Previamente a la crisis, para las cuentas de Seguridad Social eran viables los aumentos pero tras la decisión del gobierno de retirar el 80% de los fondos en el mes de Junio, llegado a este punto deben solicitarse recursos al Tesoro Público de al menos 10.192 millones de Euros, cifra a la que se suma 3.514 Euros de pago extra. Se estima que para Diciembre de este año, únicamente se podrá pagar 11.602 millones de Euros.

Este aumento de pensionados y personas en riesgo de exclusión social laboral comprueba que el sector empleo se encuentra en una situación precaria pues ha generado trabajadores pobres, lo que deriva en una pérdida de capital humano y cambia el escenario positivo que muchos se empeñan en pintar.

Las TIC influyen en el sector empleo

Como en todos los aspectos de la cotidianidad, las TIC juegan un papel importante y en el sector empleo ha originado ventajas y desventajas. Por un lado ha causado que ciertas actividades y servicios sean inestables, empleos que parecía que nada tenían que ver con el ámbito tecnológico han terminado relacionándose de una u otra manera, facilitando desde las entregas a domicilio, los servicios de taxi, el alquiler de habitaciones y autos, las reparaciones a domicilio, ente otras.

La tecnología sin duda alguna, ha modificado las relaciones de empleo, en las cuales los prestadores de servicios deben asumir el mantenimiento de las herramientas laborales y las cotizaciones sociales, lo que deriva en una asimetría a nivel de obligaciones y responsabilidades: No hay vacaciones retribuidas, no hay bajas por enfermedades o accidentes, ni hay compensaciones por despidos.

Estas condiciones suelen ser consideradas como trabajos para estudiantes y actividades económicas secundarias, lo que marca una gran diferencia con los empleos ideales, ya que no ofrecen las condiciones idóneas de un empleo tradicional o fijo. Actualmente, existe un aumento de este tipo de actividades en España, las cuales convierten el mercado laboral en un escenario precario.

Los cambios de la robótica

La creación de Inteligencia Artificial es otro factor que interviene en el sector empleo, pues ha modificado en gran medida la actividad humana, ya que estos artefactos no ameritan vacaciones, permisos de salud ni derechos sociales. Esto ha provocado que las empresas se replanteen el suplantar a las personas con robots, pero no solo a nivel de eficiencia y producción sino también de costos, pues las sumas que dejan de pagar por compromisos laborales con los trabajadores pueden invertirlas en el sistema de pensiones.

El problema es que la Eurocámara aprobó este año una propuesta legislativa de robotización de la economía, pero no se incluyó el reorientar los costos que se ahorran las empresas al implementar Inteligencia artificial y además, esta propuesta también debería contemplarse en legislaciones relacionadas al pago de pensiones.

Los servicios virtuales también intervienen

Las empresas de seguros y las agencias bancarias también se han expandido, permitiendo operaciones y la atención al cliente por vía digital, sumando nuevos productos y servicios paralelos. En este aspecto ha crecido gracias al uso de tablets y teléfonos inteligentes, por lo que seguramente las finanzas seguirán evolucionando a la par de la tecnología.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...